martes, 3 de diciembre de 2013

MARIPOSAS QUE BEBEN LAGRIMAS DE TORTUGA EN EL AMAZONAS



Difícilmente podríamos dudar de la perfección del engranaje que organiza el mundo natural. Pero más allá de su impecable diseño, lo cierto es que la naturaleza no se contenta con ser impecable, sino que lleva sus cualidades al mundo de la estética, la más bella de todas, e incluso coquetea con la poesía pura.


En Tambopata (Perú) no es raro sorprender a una bandada de mariposas de las especies Dryas iulia o Anteos maerula volando alrededor de una tortuga de río.

El motivo de este comportamiento es poco conocido y sorprendente. Las mariposas buscan beber sus lágrimas por las sales que contienen, y especialmente por el sodio.


El sodio es un elemento que escasea en la Amazonía occidental. Las tortugas no tienen problemas para obtenerlo debido a que son carnívoras. Los hervíboros, y entre ellos las mariposas, ocasionalmente pueden sufrir la escasez de sodio.

Una fuente posible son los ojos de las tortugas. Otras son la orina y el sudor de otros animales, el agua estancada o la ropa sudada (como han observado los biólogos).

El interior de la selva amazónica, a más de 1.500 kilómetros del océano Atlántico (la principal fuente de sal), es una de las regiones de la Tierra con menos contenido de sodio y mayor biodiversidad.

Además, no se descarta que las lágrimas contengan otros preciados nutrientes, que enriquezcan la dieta de los insectos. Y si bien aún no se determina si las tortugas obtienen algún beneficio de dicha interacción –más allá de bloquear su vista y hacerlas presa fácil de algún depredador–, lo cierto es que bien podría tratarse de una de las más estéticas manifestaciones de simbiosis.


Curiosidades
El motivo que sugieren los biólogos para justificar la pasividad de las tortugas es que quizá las mariposas ayuden a limpiar sus ojos.

Fuera de esta región del mundo no se ha observado este comportamiento en mariposas en ningún lugar.