domingo, 11 de enero de 2009

COMO ALEGRAR A LOS DEMAS

http://www.psicologosperu.com/

Recientemente hice un viaje en un taxi con un amigo. Cuando abandonamos el vehículo, le dije al taxista: Gracias por el viaje. Usted hizo un excelente trabajo conduciendo.

Creo que he hecho algo que el taxista recordará todo el día. Supongamos que haga 20 viajes. El será amable con 20 clientes porque alguien fue cortés con él. Los pasajeros a su vez serán amables con sus subalternos o con los empleados de tiendas o restaurantes y aun con sus familiares. Ellos a su vez, serán amables con otras personas. Eventualmente la buena voluntad podría extenderse a miles de personas. Eso no es malo, ¿verdad?

Estoy consciente de que este sistema no es totalmente eficaz.. Podría hacerlo con 10 personas diferentes al día. Si de las 10 puedo hacer a 3 felices, eventualmente en forma indirecta puedo influir en la actitud de 3,000 más.

Nada se pierde si no resulta. No toma nada de mi tiempo decirle a alguien que está haciendo un buen trabajo. El no recibirá una propina ni más grande ni más pequeña. Si cierra sus oídos, no importa, mañana habrá otro taxista al que trataré de hacer feliz.

Las cosas que parecen hacerle falta, aparte del dinero por supuesto, a algunas personas es que nadie les dice que están haciendo un buen trabajo. Y a veces no hacen un buen trabajo debido a que consideran que a nadie le importa si lo hacen bien o no. ¿Por qué alguien no puede ser atento con ellos?

Después pasé por un edificio en construcción en momentos en que 5 trabajadores estaban comiendo su almuerzo y les dije: "Ese es un magnífico trabajo el que están haciendo. Debe ser difícil y peligroso".
Los 5 hombres me miraron en forma sospechosa.
Les pregunté: "¿cuándo estará terminado?"
"En octubre", gruñó uno de los trabajadores.
Les comenté: "Ah, eso es realmente impresionante. Ustedes deben estar muy orgullosos".

Cuando esos hombres analicen mis palabras, se sentirán mejor por ello. De algún modo la ciudad se beneficiará de su felicidad.

Lo más importante es no desalentarse. Hacer que la gente se muestre amable nuevamente no es un trabajo fácil, pero si puedo agregar más gente en esta campaña...

Luego le guiñé el ojo a una mujer no muy linda. Ahora, si ella es profesora, toda su clase tendrá un día fantástico.

http://www.psicologosperu.com/