viernes, 13 de agosto de 2010

VIVO UNA VIDA SIN SENTIDO (parte 1)

Pierdo una relación, me duele el vacío, pierdo a una persona porque ha fallecido, duele el vacío que ha dejado, pierdo ese trabajo que durante años me sostuvo económicamente, aparece la misma sensación de vacío.

Quizás, también te pueda suceder que no estás transitando ninguna situación como las que anteriormente se mencionaron, pero igual sientes ese vacío.

La falta de sentido de vida tiene que ver con esa sensación de considerar que mi presencia en el mundo es insignificante, que no puedo ser capaz de aportar nada útil ni interesante a nada ni a nadie. La falta de sentido de vida tiene que ver con pensar que tengo una vida que no he pedido, y que por ende rechazo, y al rechazarla nada de lo que pueda hacer, me hace feliz.

Por lo tanto, la falta de sentido es porque en el fondo rechazas la vida que se te dio. Y ante cada problema o conflicto que aparezca dentro de tu vida, aparecerá la sensación de vacío, y desde allí la desesperanza. Y la desesperanza trae la falta de fe, o el quiebre de nuestras creencias, que se ponen a prueba cuando comenzamos a no encontrarle un sentido a la vida.

El vacío no es una enfermedad, pero claro que conduce a ellas. El vacío origina además las adicciones, porque si le preguntamos a alguien que consume drogas, o toma alcohol, qué es lo que lo lleva a tomar o consumir, en el proceso la persona dice: "tomo para llenar el vacío que siento y el consumo hace que me olvide de todo, me siento fuera de mi dolor" y si preguntamos qué le duele, dirá: "siento un vacío".
Y el vacío duele. El vacío nos aleja de Dios, fuente de todo sentido.

Por: Sandra Barbero Sereno
http://www.psicologosperu.com/