viernes, 2 de febrero de 2018

DIA 33: SIEMBRA, LUEGO COSECHA

El éxito y la mediocridad son absolutamente previsibles porque siguen la ley natural e inmutable de la siembra y la cosecha.
Si quieres cosechar beneficios mayores, debes sembrar más servicio, contribución y valores.
La verdad es esta: No hay excepciones a la ley de la causalidad.
Primero se siembra y después se cosecha.
Es simplemente imposible cosechar algo que no se ha sembrado.
El éxito es el efecto generado por los pensamientos correctos y las acciones correctas.
Si quieres saber lo que sembraste en el pasado, mira a tu alrededor y ve lo que estás cosechando hoy.

Todo lo que haces o dejas de hacer, cuenta. 
Cada acción tiene una consecuencia, aunque no sea inmediata.
Cuando aceptas la responsabilidad de tu vida, reconoces que eres la causa de todas tus elecciones, decisiones y acciones.
Una vida extraordinaria es simplemente la acumulación de miles de esfuerzos.
Estás donde estás debido a las decisiones que has tomado.
¿Cuáles son las posibles consecuencias de estas acciones?
  • saltar al vacío desde un edificio
  • hacer ejercicios a diario
  • mirar la TV más de 2 horas cada día
  • leer una hora cada día
  • sentarte al sol sin protector solar
  • invertir 10% de tus ingresos
  • usar drogas ilícitas
  • seguir una dieta de granos enteros, frutas y vegetales frescos
  • comer alimentos fritos
  • cruzar corriendo delante de un camión que viene a toda velocidad
  • robar un banco
  • mentirle a tu mejor amigo
  • estudiar mucho en la escuela
  • fumar
  • poner tus metas por escrito
  • beber alcohol en exceso
  • beber solamente un poco de alcohol
  • no beber alcohol
  • estudiar acerca de la crianza de los hijos
  • leer libros sobre el matrimonio
  • tocar una cocina caliente
  • estudiar sobre gente exitosa
  • orar
  • comprar activos que se están desvalorizando
  • gastar más allá de tus posibilidades
  • levantarse a las 5 de la mañana
  • levantarse a las 7 de la mañana
Recuerda: Cuando tomas una decisión, también eliges las consecuencias de esa decisión. 
Si no te gusta lo que cosechas, analiza y cambia lo que siembras.
TÚ DECIDES