miércoles, 7 de enero de 2009

COMO DISCREPAR


LA FORMA CORRECTA DE DISCREPAR


No estar de acuerdo con un subordinado puede crear más de una consecuencia no prevista.
Aquí unos consejos para sacarle provecho a las discrepancias.

Por Marshall Goldsmith (Harvard Management Update)

En mi trabajo como 'coach', a veces me preguntan qué hacer si uno es gerente y un subordinado expresa opiniones muy arraigadas sobre un tema, y usted cree que sus sugerencias no serán útiles.

Mi maestro y mentor Paul Hersey, un científico sobre el comportamiento que codesarrolló el método de liderazgo situacional, me dijo: "El liderazgo no es un concurso de popularidad". Usted, como líder, debe concentrarse en lograr la misión. En ocasiones, esto implica estar en desacuerdo con sus subordinados y adoptar una postura respecto a temas difíciles.

Por otro lado, mi amigo y colega Jim Kouzes, coautor del 'best seller' "El desafío del liderazgo", señala: "El liderazgo no es un concurso del menos popular". Los grandes líderes se enfocan en desarrollar relaciones positivas de largo plazo con las personas que lideran, y deben ser conscientes de cómo sus subordinados los perciben.

¿VALE LA PENA GANAR?

Comience con la filosofía de hacer lo correcto y, al mismo tiempo, involucre y faculte a grandes personas. Luego hágase una pregunta: ¿Vale la pena ganar la batalla? Si usted cree que se trata de un tema importante para la compañía, mantenga su posición. Si es importante para su subordinado e insignificante para la compañía, ceda. Escuche y piense antes de responder. A veces, si cede un poco y reflexiona, verá las cosas desde una perspectiva diferente y más clara.

--Si puede llevar a cabo algunos componentes de las ideas propuestas, hágalo. Sus subordinados no esperan que usted haga todo lo que sugieren.

--Si al final se muestra en desacuerdo, hágale saber de manera respetuosa que ha escuchado sus ideas, las ha analizado y ha optado por no llevarlas a cabo por el momento. Explique su lógica, pero no intente demostrar que su subordinado se equivoca.

¿Y SI NO ESTÁ EQUIVOCADO?

Puede que, generalmente, todos sus subordinados sean brillantes y estén interesados en lo que hacen, especialmente aquellos que hacen sugerencias. El hecho de que sus ideas difieran no quiere decir que su subordinado se equivoque.

Aunque resulte difícil aceptarlo, a veces usted puede estar equivocado. Agradézcale por sus ideas y por tener la iniciativa de expresarlas. Señale que las personas inteligentes y bienintencionadas pueden estar en desacuerdo.

--No le gane a todos. Deje abierta la posibilidad de seguir estas ideas cuando sea posible. De lo contrario, dejarán de ofrecerlas, y usted se perderá su talento y prudencia.
--Cuando un subordinado se muestre en desacuerdo con usted y salga victorioso, respalde sus ideas, así como le gustaría que dicho subordinado lo respalde cuando usted tenga razón.