martes, 20 de enero de 2009

QUE DEBO HACER CON MI VIDA

Lecciones a aprender:
  • PACIENCIA

  • PLANIFICACION A LARGO PLAZO

  • RESISTENCIA

Cuando uno encuentra su verdadera identidad, descubre un poder productivo que nunca imaginó tener. Que ningún Gran Sueño es demasiado grande. Que hay que estar dispuesto a hablar el lenguaje de los demás (que hay que ponerse en sus zapatos). Pero aparte de todas esas lecciones, hay una a la que siempre vuelvo: que el trabajo es una herramienta que nos sirve para apoyar aquello en lo que creemos.

Creo en los libros; los libros han sido mis maestros y mis confidentes, los libros han abierto mis horizontes, los libros me han dado consuelo en los momentos más difíciles, los libros han cambiado mi vida.

Prefiero ayudar antes que observar.
Prefiero tener un corazón a tener una mente racional.
Prefiero exponer demasiado antes que exponer muy poco.
Prefiero saludar a los desconocidos y no tenerles miedo.
Prefiero saber cosas sobre mí mismo que tener más dinero del que necesito.
Prefiero tener algo que amo y no algo que sirva para impresionarlos a ustedes.

Este es mi punto:
Por lo general todo lo que tenemos es una idea vaga. Una historia que alguna vez leímos o alguien a quien conocimos brevemente. Una curiosidad. Una vocecita interior que nos susurra algo. Depende de nosotros que seamos capaces de construir el resto. Solo los que están dispuestos a escuchar atentamente, solo quienes realmente se preocupan, son recompensados por perseguir ese objetivo. No todo el mundo recibe una recompensa. Si somos víctimas de una injusticia, depende de nosotros encontrar una manera significativa de canalizar la rabia. Si sufrimos una crisis terrible, solo nosotros podemos transformar ese sufrimiento en una oportunidad para iniciar una nueva vida. Esos son los momentos decisivos que tenemos para construir nuestra propia historia, si eso es lo que decidimos hacer. No será fácil ni rápido. Encontrar lo que debemos hacer es una de las cosas más difíciles de la vida. Puede ser un eterno proceso de descubrimiento, un proceso que debemos apreciar y respetar por su grado de dificultad.

La gente que ama lo que hace tiende a ser mucho más productiva que quienes solo trabajan por el cheque del final de mes. Si podemos encontrar un trabajo que nos importe, nuestra productividad se multiplicará. Nuestro valor aumentará de manera radical. Seremos fuente de buenas ideas y seremos recompensados.

Estoy seguro que tengo miles de miedos, pero no permitiré que me paralicen. Me voy a deshacer de mis prejuicios.

Solía pensar que algunos trabajos eran mejores y más adecuados para inspirar pasión. Ahora sé que la pasión se arraiga en las experiencias profundas, que pueden tener lugar en cualquier parte. Solía pensar que la vida cabía en un menú de opciones. Ahora creo que la opción está en si decidimos ser honestos con nosotros mismos y con los demás, y que el resto es como ir descubriendo, retirando una capa tras otra, talentos que no creíamos que tuviéramos. Solía valorar la inocencia del primer amor. Ahora valoro el amor que cuesta trabajo. Solía querer cambiar el mundo. Ahora estoy abierto a la posibilidad de que él me cambie.

Fuente: Po Bronson

http://www.psicologosperu.com/