miércoles, 24 de junio de 2009

LOS HOMBRES LO QUIEREN RAPIDO, LAS MUJERES LO QUIEREN TODO

Por: Jason Lee Miller

Lo siguiente está basado en investigacio-nes, no en sexismo ni en prejuicios de ningún tipo. Las conclusiones son por naturaleza demasiado generales, y existen muchas excepciones a las siguientes “reglas” sobre el comportamiento masculino y femenino. Simplemente, hay diferencias generales y específicas en ambas conductas, pero este hecho no se debe utilizar para discriminar o aplicar otros tipos de abuso.

Asimismo, en el siguiente texto, abundan las bromas y ocurrencias- El autor se disculpa por anticipado si usted no las encuentra graciosas y le recuerda que son solo bromas.

COMO UTILIZAN INTERNET LOS HOMBRES Y LAS MUJERES

1. Los hombres desean “completar la tarea y pasar” a la siguiente. Las mujeres desean “pasar por la experiencia” de la tarea. Muchachos, ya sé que suena tonto, como “establecer una relación con dolor”, pero esta es la razón por la que las mujeres son buenas cuidándonos. Generalmente, parecen ser más profundas, de ahí se entiende por qué ella nunca está lista cuando tú ingresas por la puerta haciendo sonar las llaves y por qué tú podrías sobrevivir si te quedas atascado en una tormenta una vez que finalmente sales por la puerta. (Es un ejemplo algo tonto. Ya que lo más probable es que ella supiera que va a haber una tormenta y protestaría sobre el hecho de tener que salir. Los hombres creen que podrán vencer a la tormenta. Mujeres, ya sé que esto les parecerá tonto, pero esta es la razón por la que los hombres han sido eficientes cazando mamuts y es por eso que resultan eficientes protegiéndolas. Al final, todo se resume en domar la bestia).

2. En la Web, ambos géneros acuerdan que la facilidad de uso es el aspecto más importante. Los visitantes consideran ¿qué tan fácil es cargar, descargar, visualizar, comprar? Sin embargo, los hombres valoran más la velocidad de descarga que la navegación fácil, mientras que las mujeres valoran más la navegación y la accesibilidad que la velocidad de descarga. La personalización fue lo menos importante para ambos.

3. Las mujeres son más holísticas al hacer las compras. Ellas quieren ver y sopesar todas las opciones, quieren recibir consejos y quieren tomarse su tiempo para tomar una decisión. Una explicación de esto es que las mujeres tienden a pensar más a largo plazo acerca de sus compras: ¿esto aún funcionará después de seis meses? ¿Podré usar esto el próximo año?

4. Los hombres quieren ingresar, comprarlo y salir. Ellos no quieren ayuda a menos que se trate de ayuda en el mostrador para salir más rápido. Ellos piensan más en necesidades inmediatas antes que necesidades a largo plazo. Es un proceso de pensamiento muy simple: “Quiero asar carne. Mi parrillera está vieja y ya no cocina bien la carne. Necesito una nueva parrilla para cocinar la carne, una con la que sea más fácil cocinar la carne. Compraré una nueva parrillera, la llevaré a casa y asaré carne. Problema de asar la carne: resuelto”. Las mujeres desean saber si la parrillera es fácil de limpiar, si los botones aún funcionarán para el próximo año, si combina con la decoración del patio, si puede cocinar verduras a vapor.

5. En cuanto a compras, a los hombres les gusta reducir las opciones para comprar una cosa en particular. Entrar, comprar y salir. (Pensamiento: Hay un animal. El animal está muerto. Ahora volver a casa, mostrar el animal a la hembra, comer el animal).

6. Las mujeres se comportan en forma distinta. Para ellas, las compras presentan muchas opciones con muchos beneficios distintos a muchas personas distintas, y no lo ven desde el punto que la mujer haga la compra y que el producto sea su recompensa. Ellas establecen relaciones personales con los productos y luego deciden cuál relación funciona mejor. (Pensamiento: Hay distintas fresas, nueces, hierbas. Algunas son venenosas. Algunas pueden enfermar al bebé. Algunas se deterioran rápidamente. Algunas están en la parte alta y es peligroso alcanzarlas. Algunas cuestan mucho. Sin embargo, esta es buena para todos, es segura para comer y recolectar, no cuesta mucho y durará todo el invierno).

7. Cuando se trata de fotos, las mujeres se centran en los rostros y prestan especial atención a las fotos de parejas abrazadas. Los hombres, como sucede en la vida real, se centran en… bueno, otras partes, y no le prestan especial atención a las parejas. Dependiendo de los niveles hormonales, no obstante, las mujeres también se pueden centrar en… bueno, otras partes.

8. Por estas razones y más, las mujeres piensan que los hombres son cavernícolas insensibles y no nos creen cuando les decimos que no estamos pensando en nada. Señoras, es posible no pensar en nada, se los prometo. Pero no es insensibilidad. Sino que no tenemos ninguna tarea que llevar a cabo, y sin una tarea nuestros cerebros descansan. Es una cuestión de eficiencia, lo cual estamos seguros que ustedes tampoco entenderían ;)

Traducido por: Psicólogo Luis Venegas
http://www.psicologosperu.com/