miércoles, 3 de marzo de 2010

EL CEREBRO ES JUSTO Y GENEROSO

Batallar por un mundo sin desigualdades ni divisiones entre ricos y pobres es más un asunto de química cerebral que moral o ideológico. Los avances de la neurociencia y de la tecnología médica han logrado detectar el lugar donde nacen estos sentimientos. La paridad, el equilibrio, la justicia, entre otros impulsos positivos a favor de los otros, se originan en una determinada zona del cerebro que ha sido ubicada por científicos del Instituto de Tecnología de California, en Pasadena, EE.UU., y del Trinity College de Dublín, Irlanda, según un informe publicado en la revista “Nature”.

De acuerdo con estos investigadores, los centros de recompensa de nuestros cerebros responden con más potencia cuando alguien de escasos recursos es quien recibe un premio económico.

Este patrón se repite inclusive si el cerebro investigado es el de alguien muy adinerado. Desde hace mucho, se sabía, desde un enfoque psicológico, que a la gente no le gusta la desigualdad económica, lo que se ha descubierto ahora es que esos sentimientos tienen sus propios circuitos y conexiones.

Las áreas “culpables” de que no seamos tan malos como nos pintan son la corteza ventromedial prefrontal (CVMPF) y el cuerpo estriado ventral, cuyas reacciones fueron observadas en tiempo real mediante resonancia magnética.

http://www.psicologosperu.com/