domingo, 11 de abril de 2010

LA SUERTE

Seguro que conoces a alguien al que todo parece "salir bien". Han encontrado la felicidad en su pareja y/o familia, han conseguido una buena posición socio-económica, disfrutan de trabajos interesantes, de privilegios, viven vidas felices y con significado. Vidas plenas, me atrevería a decir.

Su éxito no se debe a haber trabajado increíblemente duro o a ser excepcionalmente inteligentes, atractivos, ocurrentes... De hecho, su mayor talento parece residir en saber encontrarse en el lugar adecuado... en el momento adecuado. Incluso cuando las cosas les van mal, al final las tornas suelen volverse a su favor. En definitiva, hablamos de personas que de manera consistente, "tienen Suerte" en sus vidas.

El Dr. Richard Wiseman decidió investigar qué podía haber detrás de este fenómeno. Su investigación ocupó varios años e implicó la realización de entrevistas y experimentos con cientos de personas excepcionalmente afortunadas... y otras tantas desafortunadas. Publicó los resultados en un libro titulado "The Luck Factor". El trabajo del Dr. Wiseman nos sugiere una nueva forma de ver el fenómeno de la Suerte y de entender el papel que juega el Azar en nuestras vidas. La gente no nace con suerte. En su lugar, las personas afortunadas utilizan (han aprendido a utilizar) de forma consistente (y de forma natural e inconsciente) cuatro principios básicos para crear su buena fortuna. La buena noticia es que esos principios pueden ser aprendidos, entrenados, convertidos en un hábito por cualquier persona para mejorar su Suerte. ¿Cuáles son esos cuatro principios? Los resumo a continuación.

- Primer principio. Maximizar las Oportunidades de tener Suerte. Las personas afortunadas crean, perciben, actúan sobre un mayor número de oportunidades fortuitas en sus vidas. Consiguen esto creando "redes de suerte", adoptando una actitud relajada hacia la vida y abriéndose a nuevas experiencias. La suerte correlaciona directamente con el Tamaño Efectivo de nuestras redes sociales.

- Segundo principio. Prestar atención a nuestra Intuición. Las personas afortunadas toman decisiones acertadas haciendo uso de su intuición y corazonadas. No sólo prestan atención a lo que les dice su "olfato", sino que desarrollan actividades que de forma natural potencian la eficacia de su Intuición. Para percibir oportunidades hay que saber "ver" (dirigir nuestra atención, ver lo mismo que los demás y pensar de forma distinta sobre ello).

- Tercer principio. Esperar cosas buenas de la vida. Las personas afortunadas tienen expectativas positivas acerca del futuro y eso les ayuda a conseguir sus sueños y ambiciones. Las personas con Suerte esperan que su Buena Suerte continúe en el futuro. Persiguen sus metas, incluso cuando las probabilidades parecen pequeñas y perseveran al enfrentarse al fracaso porque están convencidos de que al final la Suerte les sonreirá y todo saldrá bien. Además, esperan que las interacciones que mantienen con otras personas serán afortunadas y les traerán cosas buenas.

- Cuarto principio. Convertir la mala suerte en buena suerte. Las personas afortunadas ven el lado bueno de las cosas, incluso, o especialmente, cuando son malas. Están convencidos de que cualquier revés de la Fortuna en sus vidas conducirá, más tarde o más temprano, a algo bueno. Las personas afortunadas no se regodean en su mala suerte, sino que dan pasos constructivos para sacar el máximo partido de la situación y para prevenir que vuelva a repetirse en el futuro.

http://www.psicologosperu.com/