lunes, 18 de abril de 2011

DE PADRES MALOS, HIJOS BUENOS Y DE PADRES BUENOS, HIJOS MALOS

No estamos condenados a repetir los errores de nuestros padres.

Fuente: preguntas y respuestas de Yahoo

Me pregunto ¿cómo puede ser que de padres malos salgan hijos buenos?

Iván:
Conozco el caso de mi ex... La pobre tiene los peores padres que pueden exisitir sobre la faz de la tierra, y ella es excelente persona... Aunque tiene sus actitudes que dejan a uno pensando...

betty_bo:
a los hijos de padres malos no les gusta lo que han vivido de pequeños, y no quieren que se repita la historia y por eso ellos suelen cambiar

Christian O:
Es posible, pero solo si el hijo en verdad sufrió mucho por la actitud de los padres, y el hijo tiene que ser bastante estable para esto, es muy complicado que suceda pero no imposible.

bebe:
yo creo que no hay gente mala ni buena, son las circunstancias la que hace cambiar a cada individuo, los hijos solo llevan genes de los padres y por eso son buenos sin embargo con el paso del tiempo todos nos forjamos un carácter y cambia nuestro criterio

_cristia:
Porque los hijos (algunos) toman por ejemplo lo que ven de sus padres y no lo hacen, quieren ser mejores personas e intentan mejorar la vida o enseñanzas que sus padres les dieron.

Reijasiel:
cuando los padres se preocupan por ser diferentes, seguir a Dios pueden ocurrir cosas increíbles

Antonio P:
- Papá, papá, ¿es verdad que los padres son siempre más inteligentes que los hijos?
- Sí, claro - respondió el papá.
- Entonces, ¿por qué no inventó la máquina de vapor el padre de Watt?
XD
(qué tienen que ver los padres con los hijos? Si tuviesen algo que ver, seguiríamos en la edad de piedra y todos con las mismas normas morales)

cristhin:
por ke no kieren ser iguales a sus padres
no kieren seguir el mismo ejemplo
no kieren llevar la misma vida

-------------------------------------------------------------------------------------

Fuente: http://www.churchforum.org/hijos-malos-padres-buenos.html

No debe buscarse culpables sino responsabilidad.

Visto de esta manera, los padres son corresponsables de la educación de sus hijos. ¿Qué se puede hacer?

3 cosas:
Prevenir desde muy temprana edad.
Educar la voluntad y el uso de su libertad.
Orar.

La repuesta puede basarse en dos aspectos vitales: el libre albedrío y el medio ambiente.

-------------------------------------------------------------------------------------

Fuente: comentario en internet

"Estoy seguro de que nosotros como hijos adultos y responsables evitamos copiar los malos ejemplos que nos puedan dar nuestros padres, al contrario, solemos tratar de copiar e imitar los buenos ejemplos y virtudes de nuestros progenitores, me parece absurdo que haya gente que crea que una hija será igual que su padre, el hecho de que sea su hija no quiere decir que copiará sus errores, al contrario, ella APRENDE DE LOS ERRORES, para no volverlos a cometer, y cuando es madre quiere dar los mejores ejemplos a sus hijos, con muchas ganas de hacer las cosas bien y enmendar los errores del pasado".

-------------------------------------------------------------------------------------

Fuente: http://psicosocial.forolatin.com
Psicología, Sociología y Comunicación

Quien no ha sabido que de padres malos se hacen hijos buenos y de padres buenos han nacido los hijos malos.
¿Por qué es esto? Porque un padre que es bueno complace a su hijo en todo, si quiere dinero se lo da, si quiere un auto se lo compra y si sus hijas caprichosas piden ropa el padre se la compra. Esto está muy mal porque los padres que quieren ser buenos con sus hijos se ciegan a su cariño, y al final resulta que los hijos son unos mal agradecidos, porque insultan a los padres metiéndolos en un asilo, eso es algo inperdonable, no tienen un poco de corazón por las personas que les dieron la vida.

-------------------------------------------------------------------------------------

PADRES MALOS

Por Dr. Carlos Hecktheuer, Medico Psiquiatra:

Un día, cuando mis hijos estén lo suficientemente crecidos para entender la lógica que motiva a los padres y madres, yo habré de decirles:

- Los amé lo suficiente como para haberles preguntado a dónde iban, con quién iban y a qué hora regresarían.

- Los amé lo suficiente para no haberme quedado callado y para hacerles saber, aunque no les gustara, que aquél nuevo amigo no era buena compañía.

- Los amé lo suficiente para hacerles pagar las golosinas que tomaron del supermercado o las revistas del expendio, y hacerles decir al dueño: Nosotros nos llevamos esto ayer y queremos pagarlo.

- Los amé lo suficiente como para haber permanecido de pie dos horas, junto a ustedes, mientras limpiaban su cuarto, tarea que yo habría hecho en 15 minutos.

- Los amé lo suficiente para dejarles ver además del amor que sentía por ustedes, la decepción y también las lágrimas en mis ojos.

- Los amé lo suficiente para dejarlos asumir la responsabilidad de sus acciones, aún cuando las penalidades eran tan duras que me partían el corazón.

- Y ante todo, los amé lo suficiente para decirles NO, cuando sabía que ustedes podrían odiarme por eso (y en algunos momentos sé que me odiaron).

Esas eran las batallas más difíciles de todas. Estoy contento, vencí... porque al final ustedes ganaron también!!!

Y cualquiera de estos días, cuando mis nietos hayan crecido lo suficiente para entender la lógica que motiva a los padres y madres, cuando ellos les pregunten si sus padres eran malos, mis hijos les dirán:

"Sí, nuestros padres eran malos. Eran los padres más malos del mundo... Los otros chicos comían golosinas en el desayuno y nosotros teníamos que comer cereales, huevo y tostadas. Los otros chicos bebían gaseosas y comían papas fritas y helados en el almuerzo y nosotros teníamos que comer arroz, carne, verduras y frutas.

Mamá y Papá tenían que saber quiénes eran nuestros amigos y qué hacíamos con ellos.

Insistían en que le dijéramos con quién íbamos a salir, aunque demoráramos apenas una hora o menos. Ellos nos insistían siempre para que le dijéramos siempre la verdad y nada más que la verdad. Y cuando éramos adolescentes, no sé cómo, y hasta conseguían leernos el pensamiento.

¡Nuestra vida sí que era pesada!

Ellos no permitían que nuestros amigos nos tocaran el claxon para que saliéramos; tenían que bajar, tocar la puerta y entrar para que ella los conociera.

A los 12 años, todos podían volver tarde por la noche, nosotros tuvimos que esperar como hasta los 16 para poder hacerlo, y aquellos pesados se levantaban para saber si la fiesta había estado buena (sólo para ver en qué estado nos encontrábamos al volver).

Por culpa de nuestros padres, nos perdimos inmensas experiencias en la adolescencia.

Ninguno de nosotros estuvo envuelto en problema de drogas, robos, actos de vandalismo, violación de propiedad, ni estuvimos presos por ningún crimen.

TODO FUE POR CULPA DE ELLOS!

Ahora que somos adultos, honestos y educados, estamos haciendo lo mejor para ser "PADRES MALOS", como fueron nuestros padres.

YO CREO QUE ESTE ES UNO DE LOS MALES DEL MUNDO DE HOY:

¡NO HAY SUFICIENTES PADRES MALOS!

¡Aquéllos que ya son padres, que no se culpen, y aquéllos que lo serán, que esto les sirva como una alerta!

-------------------------------------------------------------------------------------

“El hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él” (Ezequiel 18:20, siglo VI a.C."

-------------------------------------------------------------------------------------

Por Psicólogo Luis Venegas:

En los relatos históricos, desde épocas bíblicas, hubo reyes malos que tuvieron hijos que gobernaban con justicia y sabiduría, e igualmente hubo reyes justos que tuvieron hijos que gobernaban con abusos y prepotencia.

Cuando somos niños y adolescentes, vamos aprendiendo de nuestros padres cómo ellos resuelven sus problemas ante la vida, si lo hacen en forma agresiva, pasiva, ansiosa, temerosa, triste o serena y pacífica y difícilmente podemos ir contra ellos porque estamos aprendiendo a manejarnos en la vida.

Sin embargo, ya de jóvenes y adultos estamos en capacidad de tener un mejor manejo si llegamos a tomar conciencia de qué es lo que queremos para nuestra vida y aplicar mejoras informándonos, siendo receptivos a incorporar mejores comportamientos, viendo ejemplos de amistades y otras familias, recurriendo a ayuda profesional, etc.

Según la Psicología Positiva, todos tenemos una parte genética o hereditaria, otra parte influida por el medio ambiente o entorno en el que hemos sido criados, y la parte mayor y más importante que está conformada por nuestra particular forma de ser, nuestra motivación, nuestros intereses, nuestras decisiones, nuestra autoestima, etc.; y en esta última es donde podemos aplicar las mejoras: nuestra propia diferenciación.

Lo más probable es que los padres con una adecuada inteligencia emocional produzcan hijos emocionalmente estables.

Lo esencial es que los hijos evolucionemos y podamos ser mejores que nuestros padres. Hay que dar a las personas el beneficio de la mejoría.

SIEMPRE PODEMOS MEJORAR. SIEMPRE PODEMOS VOLVER A EMPEZAR. CADA NUEVO DÍA ES UN NUEVO INICIO. La clave está en que realmente deseemos hacerlo por nuestra propia voluntad.