miércoles, 26 de septiembre de 2012

LA ESPIRITUALIDAD




Ser una persona espiritual, es caminar por la vía de la paz. Solo la vía de la paz, nos conduce sin lugar a dudas hacia nuestro origen.

Nuestro origen, es nuestra verdad original y la encontramos en nuestro corazón.

Al encontrar el origen en nuestro corazón estamos aprendiendo el arte de la paz.

Al conocer el arte de la paz, estamos entrando a la cultura del amor, a la cultura del respeto, a la cultura de la reconciliación.

La antorcha de la paz se enciende en los lugares donde cada individuo obtiene conciencia de quien es y del mundo en que le rodea.

Caminar por el mundo, haciendo la paz, es nuestro propósito en esta nueva cultura.

Solo la paz nos puede dar un mundo mejor, solo con la paz, podemos construir un mundo mejor.

Los hombres que saben hacer la paz, son los seres que en verdad tienen conciencia del mundo en que vivimos y sus necesidades.

Necesidades que hasta hoy parece que se encuentran en el olvido.

La inteligencia de la conciencia, es el amor expresándose en cada corazon y dando lo mejor para con sus hermanos.

Chocar fuerzas para obtener como resultado una paz ficticia no es la solución para resolver nuestros problemas.

Nuestra cultura se merece algo mucho mejor, que enfrentamientos entre hermanos.

Nuestra cultura se merece caminar por el camino de la espiritualidad.

La espiritualidad no es religiosidad, pero dentro de las religiones si puede haber espiritualidad.

La espiritualidad no tiene que ver con credos pero dentro en los credos si puede haber espiritualidad.

La espiritualidad no tiene que ver con rituales, pero las personas que practican los rituales si pueden ser espirituales.

La espiritualidad no tiene que ver con el manejo de energías para sanar el cuerpo, pero los sanadores de cuerpos si pueden ser espirituales.

Dentro de cada uno de nosotros se encuentra el origen de todos nuestros sufrimientos, de todas nuestras desdichas, de todas nuestras frustraciones.

Y solo nosotros mismos tenemos la oportunidad extraordinaria de liberarnos de esas sombras que habitan desde hace mucho tiempo en nuestro interior.

Cuando sepamos lo que somos, estaremos en el camino de la paz.
Cuando comencemos a conocernos en verdad, estaremos transitando por el camino de la espiritualidad.

Porque el camino de la espiritualidad es el mismo corazón en accion.

Caminar, amar, comprender, vivir la compasión y amarnos, es la tarea para alcanzar nuestra propia realización espiritual.

Fuente: Los Ojos del Alma

PsicologosPeru.com