jueves, 11 de febrero de 2016

TEST DE ANSIEDAD

La ansiedad (del latín anxietas, 'angustia, aflicción') es una anticipación involuntaria de un daño o desgracia futuros, que se acompaña de un sentimiento desagradable o de síntomas somáticos de tensión. El objetivo del daño anticipado puede ser interno o externo. Se trata de una señal de alerta que advierte sobre un peligro inminente y permite a la persona que adopte las medidas necesarias para enfrentarse a una amenaza.
La ansiedad es una sensación o un estado emocional normal ante determinadas situaciones y constituye una respuesta habitual a diferentes situaciones cotidianas estresantes. Por lo tanto, cierto grado de ansiedad es incluso deseable para el manejo normal de las exigencias del día a día. Únicamente cuando sobrepasa cierta intensidad o supera la capacidad adaptativa de la persona es cuando la ansiedad se convierte en patológica, provocando un malestar significativo, con síntomas físicos, psicológicos y conductuales, la mayoría de las veces muy inespecíficos. (Wikipedia)

La ansiedad excesiva se denomina ANGUSTIA.

TODOS hemos experimentado ansiedad ante determinadas situaciones.
Sin embargo, hay gente que se preocupa de manera excesiva y permanentemente, aun cuando no existe motivo para ello.

La ansiedad se presenta ante ciertas situaciones, pero hay cierto tipo de personas que se preocupan de sobremanera, por lo cual les presentamos un test de la revista Quo donde se puede saber el nivel de ansiedad que experimentas.

1. Suelo preocuparme en exceso por acontecimientos o actividades (como el rendimiento laboral o escolar, relaciones familiares), que se prolongan por más de 6 meses.
a) Siempre.
b) A veces.
c) Nunca.

2. Tengo dificultades para controlar el estado constante de preocupación por todas las situaciones o personas a mi alrededor.
a) Siempre.
b) A veces.
c) Nunca.

3. Cuando experimento ansiedad y preocupación en ciertas situaciones casi siempre presento, al menos, tres síntomas de los siguientes: inquietud, fatiga precoz, dificultades para concentrarme, irritabilidad, tensión muscular, trastornos del sueño, entre otros.
a) Siempre.
b) A veces.
c) Nunca.

4. La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos me provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o en otras áreas importantes en mi actividad.
a) Siempre.
b) A veces.
c) Nunca.

5. La intensidad, duración o frecuencia de aparición de ansiedad y de las preocupaciones son claramente desproporcionadas con las posibles consecuencias que puedan derivarse de la situación o el acontecimiento a los que les temo.
a) Siempre.
b) A veces.
c) Nunca.

6. Me es difícil olvidar mis preocupaciones para dedicar la atención necesaria a las tareas que esté realizando en ese momento y aún me cuesta mucho eliminarlas por completo.
a) Siempre.
b) A veces.
c) Nunca.

7. Me preocupo en exceso por circunstancias de la vida diaria: temas económicos, familia, fracasos y problemas menores, por ejemplo, los quehaceres del hogar o ser impuntual.
a) Siempre.
b) A veces.
c) Nunca.

8. Además de la tensión muscular, puedo tener: temblores, inquietud y dolores musculares.
a) Siempre.
b) A veces.
c) Nunca.

9. Presento síntomas somáticos (manos frías, boca seca, sudoración, nauseas, etc.) y otras respuestas de salto sobre exageradas.
a) Siempre.
b) A veces.
c) Nunca.

10. A veces la puntualidad es el tema que centra las preocupaciones excesivas.
a) Siempre.
b) A veces.
c) Nunca.



Ahora suma tus puntos donde:
a = 6 
b = 4 
c = 2

Si tu puntaje es de 20 a 33 no te preocupes. Es normal que suframos, en ciertos momentos, ataques más o menos intensos de ansiedad. Ésta constituye una respuesta emocional adaptativa que nos pone en alerta ante determinados conflictos.

Si tu puntaje es de 34 a 47 si bien no padeces de ansiedad generalizada, es importante que detectes que acontecimientos te ponen ansioso y donde se origina la inquietud que experimentas.

Si tu puntaje es de 48 a 60 la ansiedad te bloquea e impide que realices tus tareas. Es importante que busques, de inmediato ayuda profesional. Con una terapia cognitiva conductual puedes mejorar tu calidad de vida. Quizá requieras algún medicamento si tus reacciones son incontrolables.
Las personas que fuman suelen tener mucha ansiedad contenida y no han encontrado otra forma de lidiar con sus inseguridades. Para solucionar eso, ayuda la Psicoterapia. 
Nota: El rango fue modificado para que las puntuaciones fueran congruentes.
Trabajos citados: Medina, A. F. (2007). Test ¿Qué tan ansioso eres? Quo (120), 54-55.