domingo, 5 de julio de 2009

LA VIOLENCIA EN LA PAREJA

Resulta útil diferenciar entre la violencia simétrica y la violencia complementaria.

La violencia simétrica (violencia agresión) se genera en situaciones de desafío en el que uno trata de imponerse al otro; la mujer es la que suele llevar los golpes, pero no se somete, se las arregla para continuar la lucha. la agresión es abierta y existe el sentimiento de culpa.

La violencia complementaria (violencia de castigo) es un intento de perpetuar una relación de desigualdad. En esta relación hay un fuerte y un débil, el fuerte se cree con derecho de castigar al débil. Es más oculta, se rechaza too tipo de intervención profesional o de control social, no hay sentimientos de culpa y sí una cierta sanción cultural que justifica la violencia del fuerte.

Predictores de violencia y perfiles del agresor y la victima.

  1. Observación de agresiones parentales o ser objeto de la agresión parental.
  2. Personalidad agresiva
  3. Altos niveles de estrés cotidiano. Cuanto mas alto es el estrés mayores son las posibilidades de agresión.
  4. Abuso de alcohol.
  5. Problemas maritales.
  6. Estilo de interacción negativa con la pareja.
  7. Actitud positiva hacia el maltrato físico.
  8. Significado (cultural y social) de agresión física.
  9. Consecuencias percibidas de la agresión.
  10. Percepción de los acontecimientos cotidianos como siendo estresantes.
  11. Pertenencia a una clase social baja.
  12. Aislamiento social significativo.
  13. Perpetúan la violencia.

Creencias y actitud del violento:

Muchos maridos piensan que no es solo su derecho, sino su deber golpear físicamente a sus mujeres. Otros entienden que es legitimo si son provocados. A estos no les gusta golpear, y si lo hicieron fue por que querían que:

a) Se les escuchara u obedeciera.
b) Se cuidara mejor de sus hijos.
c) Cesaran de gritarles o molestarles.
d) Les dejaran de responder.

El marido no se ve responsable de la violencia; fue provocado y, por lo tanto, justifica lo que hizo. No se siente responsable. El cambio actitudinal más importante se produce cuando acepta la responsabilidad.

Técnicas evitativas o de control del conflicto.

A. Tiempo fuera. Se trata de una técnica clásica de corte aparentemente sencillo.

  1. Cuando utilizarlo. El mejor momento es cuando la situación no se ha vuelto todavía demasiado explosiva.
  2. Utilización del signo T. Cuando uno de los miembros de la pareja decide que se hace necesario un tiempo fuera hará el signo T con las manos.
  3. Respuesta al signo T. La tarea de quien recibe el signo T es facilitar la partida de quien lo hace.
  4. Retirada silenciosa. Generalmente quien se va es quien hizo el signo, se marcha en silencio y sin decir nada. Cuidará especialmente de no dar un portazo. O bien se puede sustituir la salida de la casa por la reclusión en una habitación que este provista de una cerradura.
  5. Pasear. Una vez quien se marchó, debe proceder a dar un paseo que suponga una actividad física vigorosa que disipe la energía acumulada.
  6. La vuelta. Cuando ambos han disipado su furia y ya no sea posible la violencia. Debe de haberse rebajado la presión sanguínea.
  7. Intercambio de errores técnicos. El reconocimiento mutuo de errores lleva a una auténtica reconciliación. Una vez utilizado varias veces, el procedimiento deja de ser algo temido u ofensivo.

Forma de intervención

Realmente la forma mas efectiva o la sugerida es la terapia de grupo, la cual consta de tres fases, con diversos módulos dentro de cada fase que permite la revaloración de la pareja como tal e individualmente, así como una reconstrucción de conceptos y definiciones erróneos en los sujetos violentos, y diversas conferencias, que buscan primordialmente una conciencia plena y la responsabilidad del propio sujeto sobre sus acciones y sus probables consecuencias.

http://www.psicologosperu.com/