viernes, 16 de octubre de 2009

TRASTORNOS ALIMENTICIOS EN ADOLESCENTES

CULTURA DE LA IMAGEN, PUBLICIDAD Y TRASTORNOS ALIMENTICIOS EN LOS ADOLESCENTES.
Dina Figueroa Guzmán (Perú)
Hospital Hermilio Valdizán-DAMOC

En los últimos años hemos visto de manera dramática el deterioro de nuestra salud hablando en términos de nuestra alimentación, poco a poco nos hemos ido convirtiendo en un país vulnerable en cuestión de enfermedades físicas a consecuencia de los malos hábitos alimenticios: diabetes, hipertensión, enfermedades cardiacas y fundamentalmente los trastornos alimenticios como: obesidad, bulimia, anorexia; cuyo grupo etéreo abarca a mujeres entre 12 y 26 años., convirtiéndose en un fenómeno mundial.

Entre los distintos factores que influyen en los trastornos alimentarios, se encuentran los factores sociales y la presión cultural que ejercen determinados valores. Estos
valores, que bombardean a los ciudadanos a través sobre todo de la publicidad, tienen un efecto especialmente nocivo en los adolescentes que puede ser amplificado con determinadas actitudes paternas. El nivel de exigencia de los estudiantes alentado por los padres, en combinación con las pautas que marcan los anuncios publicitarios en lo que se refiere al “físico ideal”, hace sentir a los jóvenes que no tienen el suficiente control sobre sus vidas ni sobre sus cuerpos. La comida se transforma en un área en la que pueden controlar personalmente algo. La publicidad y los medios de comunicación muchas veces, imponen ante las personas la asociación de “bueno = bello” y “malo = imperfecto”, generando así un gran grado de influencia en la psicología de las personas que sufren de estos trastornos. Recordemos que por definición un modelo es un arquetipo digno de ser imitado que se toma como pauta a seguir. Asimismo, si esto lo asociamos al hecho de que en la actualidad existen muchas madres que desean ver a sus hijos delgados e incluso les inculcan la idea de que si no lo están no son atractivos, y lo más grave aún, es que esa imagen de ser bellos es traducida como sinónimo de ser dignos de amor; todo ello, predice el riesgo de desarrollar problemas de anorexia y bulimia.

Otro factor de suma importancia es el de evaluar la situación actual de los niños y adolescentes en casa, quienes pasan la mayoría de su tiempo en el hogar ante el televisor ó la computadora, casi siempre en ausencia de sus padres, y sin controles ni asesorías debidas, predisponiéndolos a que adopten los estereotipos televisivos e informáticos adultos a su propia realidad, llegando a desarrollar entre otros, conductas alimentarías restrictivas para ajustarse al ideal físico difundido por la televisión, que se basa en la esbeltez.

Asimismo, las páginas Web tienen unos esquemas muy parecidos, en el que no faltan las dietas dañinas, los consejos, concursos de pérdida de peso y una galería de fotos; las cuales se convierten en “paginas Web peligrosas” por hacer apología de un estilo de vida y una opción de vida enfermiza. En ellas incluso se informa de determinados productos alimenticios y fármacos para adelgazar o purgarse, y se le presentan, mediante una galería fotográfica, personajes en los que debe inspirarse: modelos, cantantes y actrices muy delgadas.

Definitivamente sabemos que la anorexia y la bulimia son trastornos de problemas psicológicos debido a una mala auto imagen y aunque no se ha confirmado un factor genético se sabe que se da de manera más frecuentemente en mujeres adolescentes con algunas características específicas como: personas más vulnerables que se dejan llevar por las opiniones de otros, escasa valoración por sí mismas, sobre valoración de la figura física por sobre la persona y padres muy exigentes y sobre protectores. La publicidad no es la única causa, pero es un factor que está creando un gran impacto en nuestros jóvenes y la sociedad. En este sentido el presente trabajo tiene como objetivo mostrar la experiencia de intervención en adolescentes que acuden al Hospital Hermilio Valdizán y que presentan anorexia y bulimia, destacando el análisis de
las variables señaladas el cual, no se restringe a enfatizar una sola causa sino que procura realizar una evaluación diagnóstica multidimensional dada la convergencia multifactorial interviniente y toma como estrategia de intervención el modelo conductual cognitivo tanto a nivel individual, grupal y familiar.

http://www.psicologosperu.com
Publicar un comentario en la entrada