martes, 10 de abril de 2012

SOLUCION DE CONFLICTOS

Hoy quiero contarte :
Cuales son los pasos para la solución de conflictos y cómo enfrentarnos a situaciones difíciles y conflictivas en nuestra vida. Para ello quiero utilizar el libro que se titula La rana que no sabia que iba a ser hervida de Olivier Clerc
Hay en él una metáfora que la asocian con el deterioro en nuestra calidad de vida. Nos cuenta la historia acerca de una Rana que como dice el nombre del libro va a ser hervida. La temperatura del agua es perfecta para la rana, y como ella desconocía los propósitos con los que fue puesta en la olla, nadaba apacible y dulcemente dentro de ella. Mientras que poco a poco la temperatura iba subiendo. Pero a la rana le agradaba el agua tibia, así que seguía nadando felizmente.
Poco a poco la temperatura fue subiendo y el cuerpo de la rana se fue acostumbrando al calor, a tal punto que no advertía el peligro. Cuando el agua hervía y la temperatura era insoportable ella entendía que el calor agota y además estaba demasiado cansada y adormecida para tomar alguna acción, por lo que simplemente se quedó dormida y por su puesto hervida.
Sin embargo si la rana hubiese sido puesta en el agua cuando esta estuviera demasiado caliente hubiera saltado de inmediato al recibir el choque.
Pero…………… ¿Por que la Rana fue Hervida?
Afirma el autor que la rana termina hervida por
1. una falta de consciencia de su situación
2. una falta de patrón de referencia externo, es decir no cuenta con un parámetro distinto que no sea su piel
3. por una falta de tomar acciones, por que simplemente se acostumbra al deterioro, lento y paulatino.
La comparación que hace con el deterioro en la calidad de vida es asombrosa, por que es cierto cuando paulatinamente vemos los cambios y el deterioro y recibimos señales de alerta acerca de que las cosas en nuestra vida personal, familiar, laboral o de pareja no siempre las oímos, las vemos o las percibimos. Es más muchas veces las ignoramos o pensamos que con el tiempo y por sí solas las cosas se arreglarán o volverán a estar como antes, cosa que no ocurre y poco a poco nuestra situación nos lleva a que nos desgastemos más y más, hasta que como en le caso de la rana, terminamos tan agotados, tan estresados agobiados y cansados que ya no tenemos deseos de hacer nada.
Y mientras el tiempo se nos va por las manos, nuestra calidad de vida desmejora cada vez más pero con ello viene nuestra autocŕitica y nuestros juicios acerca del por que no hicimos nada o no actuamos a tiempo.
¿ pero…… por que No tomamos acciones, por que permitimos este deterioro lento y paulatino ?
Tristemente por que no siempre estamos listos o dispuestos para afrontar el cambio, por que este representa un peso o un costo emocional, y no nos damos cuenta de que permanecer en la situación con la que no estamos bien y conformes implica también un peso emocional que muchas veces es doble, por que como lo mencionaba antes viene el peso de nuestra “culpa” por no tomar las debidas acciones.
¿ Vemos las oportunidades que tenemos en nuestras vidas ?
Muchas veces por que nuestra autoestima y nuestro sistema de creencias nos lleva a pensar que esto es lo que nos merecemos, o que no merecemos algo mejor, y cada situación negativa nos lleva solo a confirmar este hecho: “lo sabía, esto es lo que yo me merezco, o esto no es para mi”
A veces nuestro sistema de creencias es tan fuerte, que teniendo las herramientas para el cambio o las posibilidades frente a nosotros en cualquier área de nuestra vida, simplemente no las vemos, o no las tenemos en cuenta.
La rana por su parte nunca se plateó la posibilidad de brincar y salir de ala olla, pese a que la posibilidad siempre estuvo allí. Solo necesitaba saltar, pero simplemente no la vio o no lo consideró necesario.
Pero más allá de todo esto es importante identificar donde está el problema, ser conscientes de nuestra situación y de aquello que queremos. centrarnos en nuestros objetivos y en nuestros deseos, y trabajar en nuestro crecimiento personal.
Crecer, cambiar y mejorar siempre tiene un precio que pagar, pero queda la felicidad y la alegría de haber superado la dificultad, de haberlo logrado. De contactar muchas veces con capacidades y potencialidades que no pensábamos que teníamos o que las teníamos dormidas.
Además de ser un mensaje interno directo a nuestro inconsciente que nos ayudará a solucionar problemas venideros y a contactarnos con nuestros yo puedo.
En algunas otras ocasiones y siendo muy sinceros con nosotros mismos y hasta diría que poniéndonos una mano en el corazón, no siempre queremos en realidad un cambio, a veces buscamos alguien que se solidarice con nuestra situación, buscamos una clase de apoyo que en realidad no es real, y que no nos hace bien. Hablo de aquellas situaciones en las que no buscamos como salir de al olla en que seremos hervidos sino alguien que pueda decirnos que es triste que estemos a punto de ser hervidos, o “pobre de ti vas a ser hervido”.
Aunque inicialmente pareciera que recibimos un apoyo real, el mensaje inconsciente que recibimos atrás de él es “no puedes” o “no debes salir de la situación” debes por lo tanto ser hervido. Situación que además ocurre cuando estamos contactados con la autocompasión.
¿Pasos Para la Solución de conflictos?
1. ser conscientes que tenemos una dificultad, de que mantenernos en una olla donde poco a poco seremos hervidos, y donde nuestro desgaste físico y emocional es tan pero tan alto que no nos permitirá tomar las acciones adecuadas en nuestra vida.
2. nuestro patrón de comparación debe ser aquel que nos permita entender que nuestra calidad de vida, y nuestro bienestar deben mejorar.
3. tomar las acciones adecuadas, y ello muchas veces implica buscar una ayuda externa que nos permita salir de la olla y no compadecernos o autocompadecernos por estar dentro
4. Estar dispuestos a luchar por aquello que queremos, y tener claro que implica un esfuerzo, el del cambio.
5. En últimas las alternativas y las decisiones están en nuestras manos. Nadie puede hacer por nosotros aquello que nosotros no queremos, nadie puede impedir que seamos hervidos, cuando parece que nosotros enfocamos todas nuestras fuerzas para llegar a ser ranas hervidas.
Así que en estos casos, es necesario preguntarnos
¿por que deseo ser hervido?
¿donde estoy ante esta situación?
¿porque necesito ser hervido?
¿que me impide contactar con mis posibilidades y con mis capacidades?
Ten en cuenta que si no tienes las herramientas para salir de al olla, y no ser hervido siempre puede buscar una ayuda para la solución de los conflictos y allí está la clave de todo.
Es válido tener problemas, es válido estar en situaciones conflictivas, pero lo que no es válido es ser hervidos como ranas.
¿No lo crees?
¿que piensas?

Por: Diana Ohana

http://www.psicologosperu.com/