lunes, 9 de marzo de 2009

PAREJAS SALUDABLES




COMO TENER UNA RELACION SALUDABLE CON TU PAREJA
Existen herramientas confiables que pueden ser utilizadas para crear relaciones saludables en la pareja. Muchas de estas herramientas no han sido enseñadas en nuestra cultura. Este es un conjunto de consejos que pueden ayudarte a lograr lo que deseas.
PASOS


  1. Di siempre la verdad. Es común mentir para proteger los sentimientos de otra persona, ya sea para proteger nuestros sentimientos o los de nuestra pareja. Las mentiras crean una desconexión dentro de la relación, aun si la pareja nunca llega a enterarse. No decir la verdad constituye también una forma de mentir. Algunos ejemplos de cómo decir la verdad son los siguientes. "Me molesta que me tengas esperando cuando tenemos que vernos", "Me sentí realmente mal cuando te fuiste y no quisiste estar conmigo la vez que peleamos".

  2. Perdona a tu pareja. El perdón es el proceso de terminar el enojo y el resentimiento hacia otra persona. Perdonar tiene el poder de olvidar todas las ofensas, grandes y pequeñas y enseña paciencia, honestidad y respeto. Perdonar a otra persona es un acto de humildad, no un favor que se hace a otra persona. El perdón, además, tiene el poder de curar cualquier relación que se encuentre con problemas de confianza.

  3. Aférrate a tu palabra. Por ejemplo, si dices que vas a ver a tu pareja al medio día para almorzar, llega a tiempo o llama si vas a retrasarte. Si quedas de acuerdo en tener una relación monógama, mantén tu palabra y di la verdad acerca de tus sentimientos hacia otra persona antes de actuar. Mantener tu palabra muestra respesto por tí y por tu pareja. Además, envía un mensaje de confianza y seguridad.

  4. Sé responsable. Aquí hay una nueva definición: responsable significa que tienes la habilidad de responder. No significa que eres la persona a la que se culpará. Si has estado irritable con tu pareja, acéptalo. Luego, busca la forma de no serlo la siguiente vez. Si no te encuentras a gusto en tu relación, investiga cuál es la diferencia de esta relación con las anteriores y cómo puedes crear una mejor relación en vez de intentar cambiar a tu pareja.

  5. Entiende tu relación como una experiencia de aprendizaje. Cada uno tiene información importante que aportar al respecto. Por ejemplo, ¿Comúnmente te sientes el jefe o la jefa de la relación? ¿Te sientes disminuido(a)? Cuando la relación no está funcionando, existe una forma característica de sentirse dentro de ella. Nos sentimos atraidos por una persona de la cual podamos aprender mucho y algunas veces la lección es abandonar esa relación que ya no nos sirve. Una verdadera relación consiste en que ambos integrantes se interesen en aprender y expandir la relación de modo que esta siga creciendo y mejorando.

  6. Apréciate y aprecia a tu pareja. En medio de una pelea, puede ser muy difícil encontrar algo que apreciar en nuestra pareja. Comienza a apreciar a tu pareja cuando el estrés se encuentre bajo. De esa forma, cuando necesites hacerlo en un momento de estrés, será mucho más sencillo. Otra definición de aprecio es ser "sensitivamente alerta" de modo que no tengas que adornar las cosas. Dile a tu pareja que la amas y que no quieres discutir, pero que sí quieres hablar y hacer que las cosas vayan mejor.

  7. Revisa tus objetivos. Asegúrate de no intentar que tu pareja llene cada necesidad en tu vida. Una persona puede serlo todo para tí. Todos necesitamos amor, intimidad, afecto, cariño, pero una sola persona no puede darte todo eso. Necesitas obtener parte de ese cariño de tus amigos, de tu familia, pero primeramente, ámate como eres. Si intentas cambiar la forma o la personalidad de una persona, lo único que obtendrás será problemas.

  8. Utiliza la comunicación para establecer una base común de entendimiento para entender diferentes puntos de vista a la hora de llegar a un acuerdo. Puedes escoger entre tener la razón y tener una relación saludable. No puedes tener ambas. La mayor parte de la gente discute para tener la razón y dicen: "Si me amas, entonces... " Estas personas discuten hasta que el otro dice "Esta bien, estás en lo correcto." Si tu interés es tener la razón en vez de revisar las opciones con la cabeza fría, lo más seguro es que no tienes ni tendrás una relación saludable. Tener una relación saludable significa que tu experiencia y la de tu pareja deben trabajar juntas para obtener un mejor resultado. Comparte tus miedos y deseos con tu pareja para poder llegar a un acuerdo y que ambos se beneficien de la experiencia del otro.

CONSEJOS


  • Recuerda que lo que haces es tan importante como lo que no haces.

  • Toma las cosas con calma y piensa las cosas con la cabeza fría. No tiene sentido tratar de arreglar las cosas cuando las emociones se encuentran a flor de piel.

  • Todas las buenas relaciones de pareja se basan en el respeto mutuo. Si no respetas a tu pareja, o crees que él o ella está perdiendo el respeto hacia ti, considera reevaluar tu relación y reconstruirla inmediatamente.

  • Comunícate con tu pareja. Sin comunicación, no hay relaciones. Llama a tu pareja aunque sea para decir "hola" y "te amo".

  • Evita flirtear o insinuarte con otras personas, especialmente antiguas parejas o enamorados. No hay nada de malo en tener amigos del otro sexo, pero el flirteo no deben incluirse dentro de la amistad.

  • Dile a tu pareja como te sientes en relación a tu ex y porque ya no estás enamorado(a) Nunca mientas o engañes a tu pareja.

ADVERTENCIAS


  • Mantén los pies en la tierra. Puede que el matrimonio no sea un posibilidad en tu mente si estás saliendo con esta persona por un semana, por ejemplo. Tampoco deberías pensar que esta nueva relación va a solucionar todos tus problemas o que "al fin ya tienes con quién compartir todo" o algo similar. Las relaciones amorosas pueden ser maravillosas, pero es bueno no idealizar demasiado.

  • Evita idealizar a tu pareja. Somos seres humanos y contamos con nuestro paquete de defectos. La idealización de la pareja, comúnmente, tiende a obviar estos defectos y a la larga, devolverlos a nuestra mente el momento menos pensado.