viernes, 11 de septiembre de 2009

INTELIGENCIA FINANCIERA

INTELIGENCIA FINANCIERA
Unos de los primeros indicios sobre la inteligencia financiera, data hace aproximadamente 100 años atrás un autor Wallace Delois Wattles (1860 – 1911), escribió un libro sobre la “ciencia de hacerse rico” (1910), en ella expresa lo siguiente: Hay una Ciencia para hacerse rico, y es una ciencia exacta, como el álgebra o las matemáticas. Hay ciertas leyes que gobiernan el proceso de adquirir la riqueza; una vez que estas leyes son aprendidas y obedecidas por cualquier hombre, él se enriquecerá con una certeza matemática. La posesión del dinero y las características, vienen como consecuencia de hacer cosas de un CIERTO MODO; los que hacen cosas de este CIERTO MODO, ya sea con intención o por casualidad, se enriquecen; mientras que aquellos que no hacen las cosas de ese CIERTO MODO, sin importar con qué fuerza trabajen o cómo sean de capaces, permanecerán pobres. Es una ley natural que ciertas causas producen determinados efectos; y, por lo tanto, cualquier hombre o mujer que aprende a hacer las cosas de este CIERTO MODO, infaliblemente se enriquecerá. “…Este libro es pragmático no filosófico - un manual práctico, no un tratado sobre teorías. Está diseñado para el hombre y la mujer para los que su mayor necesidad es el dinero, que quieren hacerse ricos primero, y filosofar después. Es para aquellos que están dispuestos a tomar las conclusiones de la ciencia como base para la acción, sin ir por todo el proceso por el cual esas conclusiones fueron alcanzadas…”.Se espera que el lector tome los principales fundamentos por fe, como tomaría los fundamentos referentes a una ley de la electricidad si fueran expuestos por Marconi o Edison, y tomando esos fundamentos, los pruebe de verdad, actuando con ellos sin miedo o precipitaciones. Cada hombre o mujer que haga esto se hará rico, porque la ciencia aquí aplicada es una ciencia exacta y su fracaso imposible.
Pero veamos sus principales principios pragmáticos que asevera:
Deshacerse del viejo pensamiento de pobreza.
El pensamiento es el único poder que puede producir riquezas tangibles de la sustancia amorfa.
Relacionarse con la inteligencia amorfa de una forma armoniosa.
Ajuste y armonización mental con La Gratitud
Pensando de la forma correcta aferrándose a la fe y al propósito.
Usar la voluntad únicamente en usted.
Mantener una verdadera y clara visión de la riqueza.
Actuando de la manera correcta.
Acción, llenar de plenitud su lugar actual.
Entrar en el negocio correcto.
Sus acciones deben ser las que pertenezcan al negocio en el que está comprometido.
Desarrollar la Personalidad de progreso.
Pues, puedo afirmar que esta propuesta es un perfil inicial pero poderosa y que da una buen sustento a lo que podríamos llamar la inteligencia financiera de ayer y que hoy aún propulsa con fuerza esa energía inteligente en un mundo de negocios.
Desde ese entonces muchos han destacado por proponer temas relacionados a este escritor, libros vienen y van, sin embargo hace 12 años aproximadamente Robert Kiyosaki (1997) en su Libro “Padre rico padre pobre”; plantea la definición simple de la inteligencia financiera, considerándola como “… el proceso mental a través del cual resolvemos nuestros problemas financieros…”, pero considerando este proceso alejado de la habilidades profesionales y curriculares, mas por el contrario ejercitando la mente, la computadora más poderosa del mundo, “… teniendo en cuenta que las personas dan formas a sus vidas a través de sus pensamientos…”, quedando en seis lecciones principales de pensamientos a poner en práctica. Sin embargo lo antes dicho no es el tema a presentar, sólo es una breve introducción a su propuesta.
Considera dentro de ello que el NIVEL de inteligencia financiera está compuesto de 4 amplias aéreas de experiencia: contabilidad, inversiones, comprensión de los mercados, legalidad; “… De hecho, el coeficiente de inteligencia financiera es la sinergia de muchas habilidades y talentos. Pero yo diría que es la combinación de las cuatro capacidades técnicas mencionadas anteriormente, lo que compone la base de la inteligencia financiera…” (R. Kiyosaki, 1997). Además, afirma que todos nosotros tenemos un tremendo potencial, y hemos sido bendecido con dones, y que a veces no que nos detiene no es la falta de información técnica, sino es la falta de auto confianza, este factor para él es el que decide en última instancia, nuestro futuro, mucho más que cualquier titulo.
Es decir que el miedo excesivo y la duda acerca de uno mismo, son los más grandes detractores del genio financiero y personal; “… en el mundo real, no es el inteligente el que va adelante, sino el osado…”. En tanto el genio financiero de cada persona requiere tanto de conocimiento técnico como de coraje. Claro no estaría de más una cierta creatividad, flexibilidad intelectual y emocional.
Cuando una persona independientemente de que haya adquirido un nivel de inteligencia financiera, tendrá que vencer cincos obstáculos: miedo, cinismo, pereza, malos hábitos y arrogancia. Y también seguir los diez pasos para despertar al genio financiero: Tener una razón más grande que la realidad, el poder de elegir diariamente, elegir los amigos cuidadosamente, dominar una formula y luego aprender otra, pagarse a uno mismo, pagar bien a sus asesores, sea un donante indio, mantenga el poder de enfocarse, tener hombres paradigmas, enseñe y recibirá.

CONCLUSION
Los psicólogos como personas, como profesionales, como psicoterapeutas y; la psicología como ciencia tiene retos que enfrentar en este mundo de veloces y constantes cambios. Para ello la inteligencia en general es la única forma que nos permite adaptarnos de a poco o en su totalidad. Los cambios debido al avance tecnológico y que impacta en la sociedad al presentarse una serie de necesidades en este devenir, como son las necesidades materiales, antropológicos, comunitarios, culturales, económicos. Este último, lo económico, es una de las necesidades más ansiadas de superar por el hombre profesional o no profesional. Por ello, las sociedades necesitan de una psicología con una nueva visión, con una nueva actitud, con una nueva sintonía con la sociedad, y con las necesidades de cada ser. Tanto es así, que nos hemos olvidado de que muchos temaS psicológicos sean recogidos o desarrollados por otras profesiones o personas, tal es el caso de clima laboral y esta de inteligencia financiera. La inteligencia financiera, quizá modesta por su definición pero de gran importancia en su aplicación, es el reto a desarrollarla dentro de la psicología, y como ciencia cumpliría su rol de generador de cambios en la sociedad, con su horizonte hacia el bienestar del hombre.

http://www.psicologosperu.com