martes, 14 de junio de 2011

TOCADA POR LA MANO DE DIOS: ADRIANA MACIAS

Adriana Macias, mexicana, nació sin brazos, pero su discapacidad no le ha impedido convertirse en un ejemplo de vida. Ella es abogada, escritora, conferencista y ayuda a la gente discapacitada. Si piensas que NO PUEDES, toma el ejemplo de Adriana Macias.
"LAS METAS TRAZADAS SÍ PUEDEN HACERSE REALIDAD"
"NO IMPORTA EL PROBLEMA, LO QUE IMPORTA ES LA SOLUCIÓN"
"SIEMPRE HAY UNA SEGUNDA OPCIÓN, UN SEGUNDO CAMINO PARA LOGRAR TUS SUEÑOS"

Optimismo a “manos llenas”
Dios: ¡Es todo!… A Dios no hay que pedirle que nos “devuelva” la vida, hay que pedirle que nos dé sabiduría y paz para resolver los problemas y ayudar a otros que puedan estar en “nuestros mismos zapatos”.
Familia: Es el lugar donde encuentras la fortaleza. Es el más grande de los valores que hay que resguardar.
Amigos: Los hay de todo tipo, pero cuando tienes muy buenos amigos, es porque eres muy buena amiga.
Manos: (Sonríe) Muy esenciales para ustedes, pero para mí son la oportunidad de descubrir la vida de otra manera, y de saber que sigue (la vida), a pesar de las circunstancias difíciles que he vivido.
Pies: (Ríe a carcajadas) Son mis manos, justamente. Los que me ayudan a caminar, los que me maquillan, los que me llevan a expresarme… Por ellos ando siempre con paso firme, aunque, de vez en cuando, “meta la pata”.
Madre: No hay persona más maravillosa a mi alrededor, mujer, que ella. Ella se preocupa cuando yo no me preocupo. Ha estado en los momentos más duros de mi vida: Cuando lloré toda la noche porque el que pensé que iba a ser el amor de mi vida, no lo fue. Recuerdo que, al día siguiente, era ella quien lloraba durante mi conferencia, mientras yo iba con una sonrisa y diciendo a la gente que “la vida es bella”… La admiro, respeto y quiero por todas las cosas que ha tenido que enfrentar, y sobre todo, por los miedos que ha encarado por mí, mismos que, superados, han sido parte de mi felicidad.
Padre: Gracias a él soy esa persona valiente y “aventada”… Siempre digo que en mi vida, mi madre y mi padre son el yin y el yan: Ella reservada, aún cuando me suplicaba: “Adriana, ponte las prótesis, te ayudarán mucho”; y él, un hombre “aventado”, que me decía: “si no quieres usar tus prótesis, no las uses; si quieres quitarte los zapatos, quítatelos; si quieres aprender a nadar, yo te enseño”.
Libro: La Fuerza de un Guerrero
Mensaje: DESAFÍA TUS LÍMITES PARA ALCANZAR TUS SUEÑOS
Fuente: Canal 9 ATV, Programa "Día D"
http://www.psicologosperu.com/