viernes, 23 de noviembre de 2018

DÍA 327: BLACK FRIDAY y CYBER MONDAY

Las diferencias psicológicas entre los que aman y los que detestan las compras del Black Friday

Si la idea de participar en el ritual anual del Viernes Negro te da escalofríos en lugar de una emoción, no estás solo. Para cada ávido cazador de gangas que planea el día como si estuviera entrenando para una maratón, hay alguien más que se queda en casa, sabiendo que nadie los pisoteará, empujará o invadirá su espacio personal solo para obtener las mejores ofertas de esta temporada.

No es solo la falta de aprecio por las ofertas lo que impulsa esta desconexión. La investigación en psicología indica que varios factores determinan en qué grupo te ubicas. Algunas personas simplemente no están conectadas para disfrutar de los aspectos más sociales de las compras.

TUS PRIORIDADES ENTRAN EN JUEGO

Los investigadores de psicología dividen el mundo en dos grupos: aquellos que tienden a enfocarse más en lograr tareas versus aquellos que se enfocan más en hacer conexiones con otros. Esta idea está encapsulada en lo que se conoce como teoría de objetivos.

Los compradores orientados a tareas generalmente se enfocan en encontrar las cosas que necesitan lo más rápido posible y con el menor esfuerzo posible. Los compradores orientados socialmente, por otro lado, disfrutan de la presencia de otros mientras compran.

Existe evidencia experimental de que es más probable que los compradores orientados a la tarea encuentren que incluso un grupo de otros compradores cercanos son una multitud y un obstáculo para un viaje de compras exitoso. La misma investigación sugiere que los compradores sociales en realidad están energizados por la presencia de otros consumidores. Estas personas disfrutan más la experiencia cuando hay otras personas cercanas, incluso si no interactúan directamente.

Otro aspecto de esta clasificación de compradores se reduce a las expectativas individuales con respecto al espacio personal. Los investigadores de psicología tratan acerca de esta preferencia en lo que denominan "teoría de campo". Si alguna vez te ha molestado un "conversador cercano" que se inclina demasiado cerca o te toca el brazo mientras te cuenta una historia, es probable que seas alguien que requiera un poco más de espacio personal que el que considera tu interlocutor.

La presencia de otros compradores en una tienda es psicológicamente excitante para las personas en ambos extremos del espectro del espacio personal, pero de diferentes maneras. Las personas que no requieren mucho espacio personal sienten emoción cuando otros están cerca. Esa misma excitación se siente como un estrés para la persona que necesita un poco más de espacio personal. Y el estrés es algo que todos intentan minimizar . Casi todo lo que hacemos como consumidores es un intento de reducir el estrés, desde comer cuando tenemos hambre hasta comprar ese televisor más grande que simplemente debes adquirir a como dé lugar.

En combinación, estas dos teorías explican mucho acerca de cómo nos sentimos y reaccionamos con respecto a las compras tipo "Black Friday" o Viernes Negro.

Consejos de supervivencia para el comprador reacio

El período de cinco días que comienza el Día de Acción de Gracias y finaliza el lunes cibernético hará que dos tercios de los estadounidenses salgan de compras. El Black Friday sigue siendo el día de compras más activo del año, con aproximadamente la mitad de los estadounidenses que abandonan sus hogares para participar en este ritual del consumidor.

Si lees esas estadísticas y piensas: “¡Allá voy!”, entonces probablemente seas un comprador social que disfruta de la emoción de la búsqueda y encuentra a las multitudes energizantes.

Si, en cambio, reaccionas a esos números considerando alguna otra alternativa para no tener que ir a las tiendas, entonces es más probable que seas un comprador orientado a las tareas que prefiere entrar y salir con los artículos que necesita. También es más probable que te moleste la cercanía física de extraños, lo cual es un sello distintivo de las compras competitivas. Pero no hagas otros planes por el momento; aún puede haber formas de participar cómodamente en el Black Friday y sus ofertas.

Primero, haga una lista de todas las personas para quienes le gustaría encontrar un regalo. Luego, investigue sobre las ventas que podrían ayudarlo a alcanzar sus metas. Ambas tareas deben apelar a la necesidad de organización que los compradores orientados a la tarea tienden a mostrr.

Luego, reconozca que la mayoría de los devotos del Viernes Negro van primero a las grandes ofertas, y eso significa que se dirigirán a los grandes almacenes y las grandes tiendas. En vez de eso, haga sus primeras paradas en las boutiques locales y en las tiendas más pequeñas que no recibirán tanto tráfico temprano en el día.

Para cuando ya haya tachado esos artículos de su lista de compras, las tiendas más grandes comenzarán a desocuparse y usted podrá ingresar. Intente evitar los centros comerciales y estaciónese en un lugar cerca de la tienda que realmente desea visitar. Hacer esto le permitirá sentir cierto grado de control y aliviar algo del estrés que siente cuando está desorientado.

Al final del día, puede verificar algunas cosas de su lista de compras y sentirse bien con las ofertas que pudo encontrar, a la vez que mantuvo su cordura.

Y si ha leído hasta aquí simplemente para comprender mejor por qué su pareja no quiere unirse a usted en este feriado que es el más especial para los consumidores, simplemente reconozca las diferencias psicológicas entre ambos. Siga adelante y aborde el Black Friday con el entusiasmo de un comprador social innato. No se preocupe por los que muestran resistencia, siempre pueden enganchar con las ofertas de Cyber ​​Monday desde la comodidad de su hogar.

Fuente: Michael Breazeale, Docente de Marketing, en https://theconversation.com
Traducido por el Psicólogo Luis Venegas Chalen

No hay comentarios:

Publicar un comentario