domingo, 15 de marzo de 2020

4055: LA FORMA MÁS FÁCIL DE PREVENIR EL CORONAVIRUS ES TAN DIFÍCIL: NO TOCARSE LA CARA

¿Dejar de tocarme la cara? ¿Por qué la forma más fácil de prevenir el coronavirus es tan difícil?
Autor: Reis Thebault

A mitad de una conversación sobre soluciones simples para prevenir la propagación del coronavirus, un reportero se dio cuenta de que su mano tocaba su rostro distraídamente.

Frotarse los ojos y rascarse la nariz antes de adoptar una pose similar al "Pensador" de Rodin, con la barbilla en la palma y los dedos contra la boca. Es un típico ejemplo de tocarse el rostro, pero haría estremecer a los expertos en salud pública, especialmente ahora.
Esto se debe a que este reportero simplemente pasó su mano sobre todos los puntos donde una infección respiratoria, incluido el coronavirus, encuentra su forma de ingresar al cuerpo humano, todo en menos de un minuto. Si una persona tiene covid-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, esta debe haber empezado en sus ojos, nariz o boca (sus membranas mucosas faciales).

Hasta ahora, la mayoría de lectores ha visto las indicaciones por parte de agencias como la Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades: Lávese las manos; no te toques la cara. Es uno de sus consejos más simples, pero es uno de los más difíciles de cumplir.

Eso no es realmente nuestra culpa. Hemos estado formando estos hábitos durante casi toda nuestra vida.

"Es muy difícil cambiar, porque ni siquiera te das cuenta que lo estás haciendo", dijo William Sawyer, un médico de familia en Sharonville, Ohio, y fundador de "Henry the Hand", una organización sin fines de lucro que promueve la higiene de las manos. "Es un hábito, y los hábitos son difíciles de cambiar".

Especialmente aquellos tan invasivos como tocarse el rostro. En un estudio de 2015 se descubrió que tocamos nuestra cara un promedio de dos docenas de veces por hora, y el 44 por ciento de ese contacto involucra contacto con los ojos, la nariz o la boca.

Como todos nuestros hábitos, tocar nuestra cara se ha reforzado con el tiempo: comienza con una picazón o una irritación, que se siente más aliviada, temporalmente, cuando se rasca o se frota. Esa reacción se convierte en un tic, dijo Sawyer.

Pero pasan sin ser vistas las legiones de gérmenes que viven en sus manos (captados a través de su teléfono, teclado, manija de puerta o en cualquier otro lugar), encontrando una vía hacia la garganta, los senos paranasales y los pulmones.

No tocar las membranas mucosas faciales, un área conocida como la "zona T", es quizás el paso más importante que se puede dar para prevenir una infección, dijo Sawyer.

"Es el único comportamiento que sería mejor que cualquier vacuna jamás inventada", dijo. “Simplemente detenga esta sencilla conducta. Deje de pellizcar, lamer, morder, frotar: es la forma más efectiva de prevenir una pandemia ".

Las personas tienen más probabilidades de contraer el virus al captarlo de una superficie y tocarse la cara que inhalando las partículas directamente de una persona infectada, dijo Sawyer.

"Se lo transmitirán a ellos mismos, no a la persona que está al final del pasillo", dijo.

Sawyer creó a Henry the Hand y su mascota, una mano amarilla vestida con una camiseta que predicaba la conciencia de la higiene, en la década de 1990, cuando sus hijos estaban en la guardería, pero comenzó a promocionarla internacionalmente después del brote del síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) en 2002.

El simple mensaje de lavarse las manos y evitar la zona T puede ser enriquecedor, argumentó Sawyer, porque es una solución alcanzable para un problema que se siente más urgente con cada titular noticioso.

"La buena salud y el bienestar están en sus manos", dijo.

Pero identificar el problema es solo el primer paso. Y lo más fácil. Luego, debes tratar de romper el hábito.

"El cambio de hábitos es bastante difícil", dijo Elliot Berkman, profesor de psicología en la Universidad de Oregon que estudia hábitos y comportamientos. "Estamos diseñados para desarrollar hábitos. Cuando intentas romper los hábitos, estás yendo en contra de tu propia historia evolutiva ".

Berkman dijo que no es suficiente con simplemente instruir a la gente que deje de hacerlo; las personas deben ser capaces de "superar su hábito" o crear uno diferente. Una forma de hacerlo rápidamente es cambiar algo en su entorno, dijo. Use algo en las manos o en la cara (pero no una máscara si no está enfermo) que puede servir como un "anclaje", un darse cuenta, un hacer reaccionar, una interrupción de una acción automática.

Los fumadores habituales a veces cambian sus paquetes de cigarrillos, por lo que cuando cogen uno, algo llamará la atención sobre su comportamiento reflexivo, dijo Berkman.

"Lo práctico es asumir que te tocarás la cara así que trata de cambiar algo", propuso. "Algo que, cuando lo toques, te recuerde lo que se supone que debes hacer. Esto te hará más consciente de lo que estás tratando de cambiar ".

Si necesita rascarse la cara, dijo Sawyer, primero cúbrase el dedo con un tissue o papel higiénico. Se debes evitar que la mano esté desnuda, indicó, pero los guantes tampoco son la panacea, ya que también pueden transportar gérmenes.

En el estudio del 2015 sobre el tocar el rostro con las manos, se realizó la observación a una clase de estudiantes de medicina en la Universidad de Nueva Gales del Sur, registrando la frecuencia con la que se tocaban la cara durante una conferencia de una hora. Es un experimento que Sawyer ha replicado informalmente en reuniones y conferencias, observando incluso que los expertos en salud pública más experimentados se suelen tocar su zona T del rostro.

Es entonces cuando les presenta a "Henry the Hand", dijo: "Una solución muy simple para un problema complejo".

Fuente: washingtonpost.com/lifestyle/2020/03/03/coronavirus-prevention-face-touch

No hay comentarios:

Publicar un comentario