lunes, 12 de marzo de 2012

EL CEREBRO MASCULINO (14)

PAPI Y MAMI SON DIFERENTES

Poco después de nacer, un bebe puede diferenciar entre Papá y Mamá.

A las semanas de haber nacido, un bebe puede ver, oler, oír y sentir la diferencia entre su padre y su madre.

La Madre tiene manos más suaves y habla como si estuviese cantando.

Incluso en la oscuridad de la noche, el bebe sabe si es el padre o la madre quien se acerca a su cuna para cuidarlo.

Algunos padres confiesan que no pueden evitar sentirse un poquito celosos de que el bebe frecuentemente pareciera querer más a su mamá, y también de que la madre parezca a veces preferir al bebe antes que al esposo.

Los padres descubren, desde muy temprano, que es difícil igualar la fuerza biológica del vínculo de amor entre la madre y su bebe.

El bebe inicialmente se apega más al progenitor que tenga lo deliciosos pechos llenos de leche, y las intensas sensaciones placenteras del amamantamiento refuerzan el vínculo de la madre con su bebe.

Los científicos piensan que los centros de la emoción y la comunicación en el cerebro del bebe aprenden a relacionarse en forma distinta con el padre y con la madre.

Esto no resulta obvio para ninguno de los progenitores hasta que el bebe tiene 3 meses y empieza a pasar menos tiempo durmiendo y más tiempo interactuando.

A esta edad, el Papá empieza a cumplir un rol estelar en la vida de bebe.

Para cuando llegan a cumplir 6 meses de edad, a los bebes les encanta los juegos de estimulación.

Cuando el padre besa la barriguita del bebe y sopla fuerte contra su piel, haciéndole cosquillas, ellos se encuentran en su propio mundo privado.

Además, cabe señalar que la Figura Paterna le proporciona estabilidad emocional al hijo cuando sea adulto.

[continuará...]

Resumen de las investigaciones de Louann Brizendine, M.D.

Traducido por el psicólogo Luis Venegas Chalen

http://www.psicologosperu.com/