viernes, 30 de marzo de 2012

¿LAS AMISTADES EN LINEA SON AMISTADES VERDADERAS?

Los psicólogos estamos aprendiendo más acerca de cómo las amistades de los adolescentes están siendo modificadas por las redes sociales y los mensajes de texto.

Como bien sabe la mayoría de padres de adolescentes, las llamadas telefónicas de 2 horas hoy en día se realizan mediante maratónicos mensajes de texto o sesiones de Facebook.

Y ese cambio cultural hace que los psicólogos nos hagamos muchas preguntas:

¿Qué les sucede a las amistades entre adolescentes cuando se lleva a cabo tantas comunicaciones interpersonales mediante mensajes de texto? ¿o cuando las peleas entre mejores amigos se desencadena en Facebook y todo el mundo se entera? ¿Y las expresiones “OMG”, “LOL” mediante mensajes de texto podrán transmitir el mismo entusiasmo que al oír las risas de tu mejor amigo en persona?

Hasta el momento, las respuestas a dichas preguntas son mixtas.

La capacidad de Internet para entablar interrelaciones sociales no solo beneficia a los adolescentes tímidos y solitarios.

En un estudio con 63 estudiantes de pre-grado de Cornell University, los investigadores hallaron que los alumnos, después de pasar tiempo en su perfil de Facebook, reportaban una autoestima más elevada que después de pasar tiempo mirándose en un espejo (Cyberpsychology, Behavior and Social Networking, 2011).

“A diferencia de un espejo, que nos recuerda quiénes realmente somos, y que puede tener un efecto negativo en la autoestima si es que dicha imagen no coincidiera con nuestro ideal, Facebook puede mostrar una versión positiva de nosotros mismos”, afirma el catedrático de comunicaciones de Cornell, PhD Jeffrey Hancock, uno de los coautores del estudio. “No estamos diciendo que sea una versión decepcionante de sí, sino más bien una positiva”.

Internet (y particularmente los sitios web de redes sociales en línea) también puede exacerbar los problemas. Se halló que los estudiantes creen que sus compañeros están más felices de lo que realmente son, y esta distorsión de la realidad hace que las personas se sientan solitarias e insatisfechas con la vida.

Estos hallazgos también sugieren que aun cuando todos sabemos que ocultamos nuestras propias sensaciones de tristeza y soledad, no nos damos cuenta de que los demás también hacen lo mismo.

“Esta ansiedad de siempre estar ‘actuando’ para los demás mediante las redes sociales puede llevar a que en el futuro tengamos adolescentes cuyas identidades no se formen mediante una auto-exploración ni tiempo a solas para procesar sus pensamientos, sino mediante la forma cómo ellos son percibidos por la colectividad en línea”.

“Sabemos que la empatía y la intimidad se fomentan mirando a los rostros de las personas, leyendo las emociones de la gente y pasando tiempo juntos físicamente”.

Los amigos de internet también pueden reducir las probabilidades de que los jóvenes puedan crear nuevas amistades adultas, lo cual podría poner en peligro la salud psicológica y física.

Resulta evidente que el tener interrelaciones en la vida real puede ayudarnos a salir adelante en la vida.

Fuente: Monitor on Psychology de la APA, febrero 2012.

Traducido por: Psicólogo Luis Venegas Chalen

http://www.psicologosperu.com/