domingo, 6 de enero de 2019

MEDITAR PARA CONTROLAR LA IMPULSIVIDAD

La meditación en niños nos brinda toda una serie de posibilidades para mejorar desde bien temprano su atención, para ejercitar su cerebro en la empatía, en la calma y la gestión emocional.
Iniciar a nuestros pequeños en el mundo de la meditación facilita que puedan conectarse mucho mejor consigo mismos.
El propósito es que sean más hábiles a la hora de desenvolverse en cualquier entorno y especialmente en el cotidiano.

OTRA FORMA DE MEDITAR CONSISTE EN REFLEXIONAR, REZAR, ORAR.
Mediante la oración existe el beneficio adicional de mejorar además la parte espiritual que incluye valores, moral, ética, unión, compasión, caridad, ayudar a los demás, etc.