lunes, 4 de octubre de 2010

¡GRACIAS, PAPÁ!

Una buena relación con el padre hace que los hijos manejen mejor el estrés de adultos

SAN DIEGO - Una investigación reciente sugiere que los hombres que dicen que tuvieron una adecuada relación con su padre mientras crecían, reaccionan mejor al estrés del día a día como adultos, en comparación con aquellos cuya relación con su padre era deficiente.
El estudio fue uno de los presentados este agosto en la reunión anual de la Asociación Americana de Psicología.
Entre los participantes se incluyó a 912 hombres y mujeres de 25 a 74 años de edad, que fueron entrevistados por teléfono a diario durante ocho días. Se les preguntó acerca del malestar psicológico y emocional, y si habían experimentado eventos estresantes ese día, tales como discusiones, desacuerdos o tensiones en el trabajo o en casa.
"Padres e hijos parecen tener una forma única de interactuar que se refleja a través del tiempo y tiene efectos imperecederos", dice la coautora Melanie Mallers , docente de psicología en la Universidad Estatal de California - Fullerton.

Por Sharon Jayson, EE.UU.

------------------------------------------------------------------------------------
Cómo Disfrutar una Buena Relación con sus Hijos
Cualquiera que sea su situación, sea casado, sea madre o padre soltero, abuelo, o tutor legal del niño, puede disfrutar de una buena relación con su hijo. Esto lo puede hacer siempre y cuando esté abierto al diálogo y disponible para sus hijos, mostrándoles que los quiere y forjando una relación de confianza mutua.

También es importante que actúe como un padre de familia. ¿A qué nos referimos con esto? Muchos padres tratan de ser el amigo de su hijo o hija. Pero eso no es lo que él o ella en verdad necesita de usted. Lo que necesita es un padre o una madre. A veces puede que usted no les guste a sus hijos y se enojen con usted, por ejemplo, cuando usted refuerza las reglas. (Pero tenemos que admitirlo: esto es una parte normal de ser padres). Sin embargo, sus hijos igual lo amarán y lo respetarán. A continuación ofrecemos algunas sugerencias:

Esté abierto al diálogo y disponible. Pase la mayor cantidad de tiempo posible con sus hijos. Sin embargo, aun cuando tenga que trabajar bastante o tal vez tenga un trabajo adicional para mantener a su familia, igual debe estar abierto al diálogo y disponible para sus hijos. Puede demostrárselo cuando les presta atención cada vez que le hacen una pregunta o desean contarle algo que les ha ocurrido. Además es importante encontrar cosas que hacer y lugares que visitar juntos.

Es importante participar en la vida de sus hijos. Esto es igual para la madre y el padre. De hecho, las investigaciones han demostrado que las madres y los padres pueden marcar una gran diferencia en la vida de los niños. Los estudios muestran que las madres y los padres son igualmente importantes para ayudar a que sus hijos sean saludables y tengan éxito en la escuela. Es importante que mamá y papá participen aun cuando no vivan juntos, y aun si uno de ellos no vive con los niños.

Muestre su amor. Cuando se trata de hacer que sus hijos se sientan queridos, lo que usted haga es tan importante como lo que dice. Sus hijos necesitan ver que se preocupa por ellos. Asista a las actividades que tienen durante y después de la escuela, como obras de teatro o eventos deportivos. Reúnase con el maestro de su hijo o hija. Haga algo con sus hijos que a ellos les guste, como por ejemplo, salir de compras, ir a un partido de béisbol o al cine. Inicie un diálogo. Una buena forma de comenzar es simplemente preguntándoles cómo van las cosas en la escuela o con otras actividades.

Mediante esta apertura al diálogo con sus hijos, sus muestras de cariño y el trato con respeto, usted forjará una relación de confianza entre ustedes dos.

Ofrezca a sus hijos una esperanza para el futuro. Ayúdelos a identificar sus metas; deje que sepan que usted tiene la confianza en ellos de que las pueden lograr. Dígales que hará lo que sea para ayudarlos. Conversen sobre lo que espera de ellos cuando se trate de formar su propia familia. Explíqueles por qué el matrimonio puede ser una relación feliz y saludable. Aun cuando usted no este casado, puede enseñarles por qué espera que ellos tengan un buen matrimonio.

Asigne responsabilidades a su preadolescente o adolescente. Enséñele a respetarse a sí mismo y a otras personas. Su hijo o hija debe saber lo que ocurrirá si toma decisiones equivocadas.

Muestre respeto hacia sus hijos y espere lo mismo a cambio. Escúchelos atentamente y tome sus ideas y opiniones seriamente. Hágales saber que espera ser tratado con respeto porque es el padre o la madre de la familia

Ayude a sus hijos a ser saludables desde el punto de vista emocional y físico. Es importante que los jóvenes coman bien y hagan ejercicio. Motívelos a que tengan una actividad física, ya sea jugando en un equipo de básquetbol o saliendo a dar caminatas por el vecindario. Reúnanse a comer en familia, con la television apagada y sentados todos a la mesa.

Motive a sus hijos a que también descansen. A medida que los adolescentes crecen, necesitan más horas de sueño que la mayoría de los adultos. Esto puede parecer una simple “flojera”, pero en realidad es una necesidad real de sueño.http://www.psicologosperu.com/