viernes, 1 de octubre de 2010

LA FAMILIA SEGUN LA TV

Una larga historia de series familiares:

Opina el escritor y publicista Gustavo Rodríguez: “Entre los Picapiedra y las familias que hoy se retratan ocurrieron dos fenómenos que explican la brecha. Primero, la conquista de la mujer de otros espacios más allá de su cocina, incluyendo el de su cuerpo. Segundo, el fin de la felicidad posguerra”, afirma“. En los sesenta no solo se inventa la píldora anticonceptiva, sino que se hace más patente que la mujer sale a pelear en el campo laboral. Cuando la mujer cambia, la familia también lo hace. Además, la Guerra Fría, la muerte de Kennedy y Luther King, Vietnam, la decepción de no vivir más en Camelot, debía aparecer tarde o temprano en la pantalla”, explica el novelista.


LOS PICAPIEDRA
Un hito de esa historia son los 50 años cumplidos por “Los Picapiedra”, una de las mejores representaciones de la familia estadounidense en la década de los sesenta. No olvidamos aquel poderoso grito, casi tarzánico, del buen Pedro: “¡Vilma! ¡Ya llegué!”. Acto seguido, el perrosaurio Dino y su esposa Vilma salían presurosos a recibirlo. Se representaba así la forma de vida de Estados Unidos de hace 50 o 60 años y muchas cosas han cambiado desde entonces. Por ejemplo, el estereotipo de la mujer que se queda en casa para esperar con la cena lista al hombre que trae el dinero a la casa. Hoy en día ambos trabajan (fuera o dentro de la casa).


PAPA LO SABE TODO
¿Y cómo se reflejan esos cambios en la televisión? ¿Qué ha sucedido para que los infalibles consejos de Papá Jim (Robert Young) en “Papa lo sabe todo” (1954-1963) se conviertan en las crudas sentencias
de Jay Pritchett (Ed O’Neill) en Modern Family (2010)?


LOS LOCOS ADDAMS
A pesar de su locura, en una serie como ‘La familia Addams’, por ejemplo, eran muy unidos.


LOS MUNSTERS
Incluso, en ‘Los Munsters’, clan formado por un vampiro, su hija, su yerno creado en un laboratorio, un niño lobo y una sobrina ‘fea’ eran los más fieles representantes del "American way of life”.


BONANZA
Familias patriarcales como la del western “Bonanza” (1959), épicas de colonos que fundaron una nación que buscaba ser tan pura como los Ingalls (1974).


EL SHOW DE DICK VAN DYKE
Rob, escritor de comedias, casado con Laura (Mary Tyler Moore) quien usaba pantalones capri en una era cuando la mayoría de esposas en las comedias televisivas usaban faldas y vestidos (1961).


HECHIZADA
Difundida originalmente por ABC entre 1964 y 1972 durante ocho temporadas, Elizabeth Montgomery y Dick York (luego Dick Sargent) es una comedia de una adorable ama casa que guarda mucho más talentos que el que su esposo puede comprender. Sus extrañas aventuras son un alegato amablemente feminista.


PERDIDOS EN EL ESPACIO
En la serie de 1965, los valores familiares tradicionales permanecen, aunque se viaje a Alpha Centauro.


LA FAMILIA INGALLS
El extremo de ese espíritu estadounidense lo constituye una serie como “La familia Ingalls”. “¿Qué me dicen de Charles Ingalls? Trabajaba arduamente todos los días, nunca le alcanzó para pintar su pequeña casita en la pradera, pero su familia era feliz. Se querían y se mantenían juntos ante cualquier adversidad. ¿Hay algo que realmente importe más que eso?”.


OCHO SON SUFICIENTE
Con Dick van Patten como prolífico padre viudo que busca una nueva vida con un nuevo matrimonio. Celos familiares, problemas adolescentes típicos para un EE.UU. en crisis en los años setenta y, sobre todo, una sabiduría patriarcal que aún no parecía
entrar en crisis. Producida por ABC de 1977 a 1981.


DALLAS O DINASTIA
Un mundo de regias pérfidas y disputas millonarias en “Dallas” (1978) o “Dinastía” (1981).


LOS AÑOS MARAVILLOSOS
Retrato de una familia tradicional de los años sesenta.


LAZOS FAMILIARES
La serie que encumbró a la fama a Michael J. Fox fue también la más representativa de la era Reagan. Producida entre 1982 y 1989, estaba centrada en los Keaton, una familia de Ohio en la que los hijos eran más conservadores que sus ex hippies padres. La telecomedia conseguiría ser la segunda serie más vista de la televisión en EE.UU.


EL SHOW DE BILL COSBY
Centrada en la vida de los Huxtable, familia afroamericana de Brooklyn, la serie se inspiraba en la vida real de Bill Cosby. Fue la más vista durante cinco temporadas seguidas.


MATRIMONIO CON HIJOS
Para seguir luego con “Matrimonio con hijos” (1987), manifiesto de la familia intoxicada de sí misma.
Aunque lanzada en 1987 por Fox Network, “Married with Children” definió el camino de las comedias de situaciones de los noventa. A lo largo de 10 años, los Bundy fue la peor familia de Chicago. Fue la venganza de los perdedores: un marido frustrado,
su frívola esposa e hijos insufribles. Peor, imposible.


LOS SIMPSON
Superando las dos décadas, la famosa familia amarilla de Springfield nunca
pierde la gracia.
En las series de hoy, las madres no se parecen ya a la abnegada Vilma Picapiedra.
Ahora son profesionales y jefas de familia. Mientras tanto, los nuevos modelos familiares han desplazado en la pantalla a la ‘tradicional’ y cínica familia Simpson, contribuyendo a cuestionar estereotipos y contribuir a la tolerancia. Lo bueno es que en estos tiempos de cinismo, aún hay series donde el amor y los lazos familiares son más importantes que la ‘disfuncionalidad’ de sus personajes.


TWO AND A HALF MEN
Con Charlie Sheen, Jon Cryer y Angus T. Jones, la serie es el mejor ejemplo de disfuncionalidad familiar.


LOS SOPRANO
El mafioso Tony Soprano (James Gandolfini) era todo un hombre de familia. Producida por David Chase, “Los Soprano” abarcó, del 10 de enero de 1999 hasta el 10 de junio del 2007, seis temporadas y 86 episodios.


AMAS DE CASA DESESPERADAS
Y más recientemente “Brothers and Sisters”, “Amas de casa desesperadas” o “Modern Family”, últimas revelaciones con grandes dosis de sarcasmo sobre las grandezas y flaquezas de los lazos familiares.
La respuesta es obvia: la televisión ha perdido su inocencia original, igual que la perdió la humanidad.


AL FONDO HAY SITIO
Pero, ¿cómo ha sido ese proceso? Llevemos la pregunta a los expertos: Gigio Aranda, el exitoso guionista de “Al fondo hay sitio”, grafica estos cambios con la diferencia de gustos entre dos ávidos televidentes: él y su pequeño hijo. “A mí me gustan ‘Los Picapiedra’. Es una de mis series favoritas, además de considerarla una de mis maestras televisivas: ¡historias simples, bien escritas, con una creatividad desbordante y dobladas magistralmente por artistas mexicanos! (sueño con conocer a Jorge Arvizu, la voz de Pedro). Sin embargo, para mi hijo de ocho años, es un programa de la edad de piedra, literalmente, que solo ha visto en los DVD que hay en casa. ¡No soporta ni dos minutos y corre a hacer cualquier otra cosa!”, explica Aranda. Su hijo, por supuesto, prefiere a los Simpson. “Es cierto que Pedro Picapiedra no ahorca a Pebbles como castigo por una travesura, es incapaz de correr calato por Piedradura y duerme con Vilma en camas separadas. ¡Pero así eran las familias televisivas en la época de las cavernas!”, dice. Para el escritor de televisión, en los años sesenta, los padres lo sabían todo, los hijos eran obedientes y todas las historias terminaban con una gran moraleja.


MODERN FAMILY
Una nueva revolución en la comedia familiar producida por ABC: mezcla de ficción y documental para contarnos los desencuentros cotidianos de tres familias. Una tradicional, un matrimonio entre un hombre maduro y una preciosa colombiana, y una pareja homosexual que acaba de adoptar a una niña vietnamita. Familias tradicionales, homosexuales e interétnicas bajo el mismo techo.
Lo curioso es que, hoy en día, una serie como “Modern Family”, ganadora del Emmy y considerada la última ocurrencia de la televisión estadounidense, también termine con una moraleja. Simplemente es la necesidad de tratar de preservar los valores de una de las instituciones más importantes. La familia es el núcleo de la sociedad.


FRIENDS Y SEINFELD
“Si quieres ver la evolución (o involución para las ligas de la moralidad) de la familia en la tele, zapea las ‘sitcoms’ (comedias de situaciones)”, recomienda el crítico de televisión de El Comercio, Fernando Vivas. “‘Los Picapiedra’ es una, en prehistórica animación. Cuando la televisión era la apoteosis del patriarcado y reinaba en la sala, obligando a reunir a la familia, la ‘sitcom’ era todo baberos, pucheros y cosas de papa y mamá”, señala.
Sin embargo, para Vivas, es en los críticos 70, cuando la televisión empieza a repartirse en los dormitorios individuales, y la familia también puede ser crítica, mientras que en los 80 y 90, abierta y alegremente disfuncional.
“La familia es un aspecto fundamental de nuestra sociabilidad pero no el único. Si te falta una o no la quieres tanto, para eso están los ‘Friends’ y ‘Seinfeld’ y, para estar a tono con los Emmy, ‘Modern familiy’ que tiene de lazos sanguíneos y no sanguíneos”, explica el crítico.

Y TU FAMILIA, ¿A CUAL SE ASEMEJA MÁS?

www.psicologosperu.com