viernes, 29 de octubre de 2010

SEPARACION O DIVORCIO DE LOS PADRES

La separación o divorcio de los padres es sin duda uno de los cambios más fuertes que puede experimentar un niño.
Es por eso que será de suma importancia la forma en que los padres y otros adultos planteen, expliquen y apoyen al niño durante esta etapa.

1. CONFUSION: cuando los niños se dan cuenta que uno de los padres se va de la casa, la idea de que también el otro padre vaya a desaparecer o irse aumenta. Esto puede crear ansiedad, miedos y confusión que los niños expresarán a través de sus comportamientos. Por ejemplo: empezar a orinarse en la noche, pataletas, miedos, pesadillas, etc. En este punto es primordial que los adultos expliquen de manera clara y simple como la separación afectará a la familia, qué cambios ocurrirán y también las cosas que no variarán.

2. MANEJO DEL ENOJO: El divorcio o separación suelen traer muchos conflictos entre los adultos, lo cual puede incluir discusiones, gritos y momentos de agresividad, esto naturalmente afecta a los niños. Al observar a sus padres actuar agresivamente entre ellos, el niño puede temer que esa agresividad se torne en contra de él. En otros casos el niño puede actuar deliberadamente para que esa agresión recaiga sobre él, como forma de desviar el conflicto entre los padres. Es común sentir rabia y frustración hacia el cónyuge, pero no está bien demostrar estos sentimientos ante los hijos. El involucrar a los niños en el centro de discusiones y peleas, posiciona al niño en medio del conflicto, provocándoles angustia y confusión ya que sienten que deben ponerse del lado de alguien o elegir a uno de los padres. El comportarse de manera controlada y manejar el enojo adecuadamente beneficiará directamente el bienestar emocional de los hijos.

3. CONCLUSIONES FALSAS: los niños pueden llegar a conclusiones erróneas sobre el motivo de la separación, muchas veces esto incluye el auto culparse. Los niños piensan de manera simple y mágica por lo que necesitan oír razones adecuadas para su edad y no incriminadoras del por qué del divorcio. Ellos no ncestian oír sobre la frustración, rabia y peleas o sobre quien tuvo la culpa o responsabilidad.

4. MENSAJES OPUESTOS: frecuentemente los niños reciben mensajes y explicaciones opuestas de ambos padres y otros adultos, las cuales, aunque sean con buenas intenciones, pueden aumentar la confusión y ansiedad. El escuchar un mensaje pareccido por parte del papá y la mamá, asegurará al niño que es querdido y protegido por ambos padres, y que eso no cambiará.

www.psicologosperu.com