jueves, 10 de marzo de 2011

MIRAR FOTOS DE SERES QUERIDOS NEUTRALIZA EL DOLOR

Científicos de la Universidad de Stanford han descubierto que mirar fotos de personas queridas tiende a disminuir el dolor.

Su estudio demostró que una imagen romántica disminuye la actividad de las áreas dónde se procesa la sensación de dolor, con efectos similares al del paracetamol o narcóticos como la cocaína.

Como parte de la investigación, los cerebros de estudiantes enamorados fueron sometidos a resonancia magnética mientras los sujetos se concentraban en observar fotos de sus parejas y se les aplicaban diversos grados de calor en la piel.

El neurólogo Jarred Younger encontró que, como promedio, el dolor se redujo entre 36 y 44 por ciento, en tanto que el malestar intenso disminuyó en hasta 13 por ciento.
En un estudio publicado en la revista estadounidense Public Library of Science, el postdoctorando escribió:

“La reducción del dolor se asocia a las partes más altas y corticales del cerebro,” acotó Younger, citado por el Daily Mail.

“La analgesia vinculada al amor se suele asociar mucho más con los centros de recompensa.

Tal parece que el mismo implica aspectos más primitivos del cerebro y activa las estructuras profundas que pueden bloquear el dolor a nivel de la espina dorsal, de modo similar a la función de los analgésicos con contenido de opio.

“Uno de los sitios dominantes para la analgesia provocada por el amor es el núcleo accumbens, un centro dominante de recompensa para los opioides, la cocaína y otras drogas adictivas.

La región informa al cerebro que usted realmente necesita seguir haciendo algo. Esto significa que no es necesario depender de las drogas para aliviar el dolor. La gente experimenta recompensas intensas sin los efectos secundarios de las drogas, añadió Younger.

En un análisis separado, los psicólogos estudiaron a 25 mujeres y a sus novios de más de seis meses, aplicándoles diversos niveles de dolor, y haciéndoles sentir una sensación aguda.

Durante las estimulaciones, las mujeres sujetaron la mano de su pareja o la de un hombre desconocido, ambos ocultos detrás de una cortina.

En otros casos, se pidió a las mujeres mirar una fotografía de su novio, o una instantánea de un desconocido a la vez que se les hacía sentir dolor.

Los investigadores de la Universidad de California, donde se efectuó el estudio, descubrieron que las mujeres experimentaban mucho menos dolor mientras tenía agarrada la mano de su pareja.

Pero, asombrosamente, la foto de su pareja romántica les proporcionó un alivio igual de eficaz, y en ambos casos fue aún mayor que cuando estuvo presente un extraño.

http://www.psicologosperu.com/