viernes, 25 de julio de 2014

QUIZAS ES TIEMPO DE SOLTAR

Un monje viajaba con su discípulo por distintos valles.

Estos monjes no conversaban ni tenían contacto con mujeres debido a sus creencias.

Mientras caminaban por el valle, encontraron a una mujer que quería atravesar un río y buscaba la forma de hacerlo sin caerse ni mojar su vestido.

El Monje cargó a la mujer, puso sus dos piernas sobre sus hombros y atravesaron el río y luego la bajó.

Ella siguió su camino y el monje con su discípulo por otro.

El discípulo veía la situación totalmente indignado.

Caminaron por dos días, y el discípulo constantemente con enojo.

El monje le pregunto: ¿Qué te pasa?

El discípulo respondió: No puedo creer que usted se haya echado esa mujer a sus hombros.

El monje respondió: Querido discípulo, yo solté a esa mujer hace 2 días; en cambio tú la sigues cargando.

Quizás es tiempo de soltar.

www.psicologosperu.com